Un viaje al pasado para definir el futuro de Ferrari. Este ha sido el objetivo del importante descubrimiento en el evento Capital Markets Day celebrado ayer por la compañía italiana. Entre otras cosas, el evento sirvió como telón de fondo para la presentación de los Ferrari Monza SP1 y SP2, los cuales aún el estilo clásico de la firma del Cavallino Rampante con la tecnología más avanzada del momento.

Ferrari Purosangue: el SUV 4×4 y electrificado

Dos “automóviles de serie especial de edición limitada”, los cuales son los primeros en la nueva línea Icona de la marca. Los modelos Monza combinan el diseño de los años 50 con la tecnología más moderna, asegurando que los vehículos se inspiran en los icónicos barchettas de carreras como el Ferrari 166 MM de 1948 con el que la compañía inició su andadura por el mercado de los coches a particulares.

Ferrari Monza SP1 y SP2

Así son los Ferrari Monza SP1 y SP2

Aunque presentan un diseño muy similar, los Ferrari Monza SP1 y SP2 cuentan con algunas diferencias tangibles entre ambos. El Monza SP1 se anuncia como un monoplaza “intransigente” que ofrece una “experiencia verdaderamente única detrás del volante”. Por ello, en el frontal encontramos un splitter de fibra de carbono, una parrilla situada en una posición extremadamente baja, la clásica línea amarilla que recorre el ancho del vehículo sobre el capó y los faros de circulación diurna que sobresalen del grupo óptico principal.

El parabrisas ha sido eliminado por completo y promete ofrecer una experiencia similar a conducir un monoplaza de Fórmula 1. En los laterales, los Monza SP1 y SP2 cuentan con puertas de apertura vertical y una cabina compacta que dispone de un volante de tres radios, una consola central inclinada y una gran lista de componentes de fibra de carbono. Al menos en el SP1, ya que el Ferrari Monza SP2 se descubre para dejar al aire libre un segundo asiento separado por una viga de fibra de carbono, e incluye una guantera sujeta con correas de cuero al más puro estilo años 50.

Ferrari Monza SP1 y SP2

Los cambios no se detienen aquí, ya que Ferrari ha integrado unos pequeños parabrisas y una segunda barra de protección antivuelco. En el caso del mencionado parabrisas, la marca dice que ha desarrollado y patentado una tecnología innovadora denominada “Wild Wind Shield” que está integrada en el carenado delante del panel de instrumentos. Pese a su tamaño compacto, el parabrisas desvía suficiente aire para mantener el confort de conducción, según afirma Ferrari.

Algo escuetos en detalles, los Ferrari Monza SP1 y SP2 se decantan por el motor V12 de 6.5 litros y aspiración natural, el cual es el “motor más poderoso que Maranello haya construido alguna vez”. Ofrece 800 CV de potencia y 719 Nm de par motor, como en el caso del Ferrari 812 Superfast, y permite a ambos modelos acelerar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y a 200 km/h en 7,9 segundos. Por último, su velocidad máxima se ha cifrado en más de 300 km/h.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.