Ya sabemos cuál es la principal novedad del fabricante de Hiroshima en el Salón de Ginebra 2019: el nuevo Mazda CX-30. La compañía japonesa ha acudido a la cita suiza con varias novedades, pero de entre todas ellas, destaca este modelo inédito en la gama de Mazda. Un vehículo que según afirma la compañía, se sitúa a medio camino entre CX-3 y el CX-5.

El Mazda MX-5 30th Anniversary Edition debuta en Chicago

El nuevo CX-30 mide 4.395 mm de largo, 1.795 mm de ancho, 1.530 mm de alto y cuenta con una distancia entre ejes de 2.655 mm. Unas dimensiones sensiblemente más grandes que las del modelo con el que comparte plataforma, el recientemente introducido Mazda3 2019. El CX-30 es, por tanto, el segundo vehículo totalmente nuevo que ha presentado Mazda en los últimos meses tras el mencionado Mazda3.

Mazda CX-30 trasera

Visualmente, el Mazda CX-30 luce la última evolución del lenguaje de diseño Kodo, con una estética minimalista que según dicen, está inspirada en el minimalismo del arte japonés y en la belleza del espacio vacío entre los objetos. Y en el interior, nos encontramos con un puesto de conducción de líneas simples, con materiales y acabados de buena calidad y mucha tecnología.

Mazda CX-30 interior

En este sentido, destacan sistemas como la mejorada tracción integral i-ACTIV AWD que se combina con el sistema G-Vectoring Control Plus(GVC Plus). De esta forma, es posible controlar la distribución de par entre las ruedas delanteras y traseras. Y ya que hablamos del par, decir que el Mazda CX-30 llegará con los motores Skyactiv con el sistema de encendido por compresión controlado por chispa, un concepto que en teoría combina la elasticidad de un motor de gasolina con la respuesta contundente de un diésel.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.