El Ford T es considerado por muchos como el primer coche moderno, el padre de lo que conocemos hoy en día como automóvil. Y es que la firma del óvalo dirigida por su fundador, Henry Ford, tenía un objetivo muy claro por aquel entonces: movilizar América reduciendo el precio del coche.

Ford T color negro lateral

Sin embargo, no resultaba tarea fácil reducir lo máximo posible los costes de un coche que, por aquel entonces, su precio de producción estaba en 4.000 dólares. Y es que los primeros Model T de Ford costaban 825 dólares, pero no hizo falta esperar mucho más para que se redujese dicho valor.

Los motivos de que casi todos los Ford T fuesen negros

En el año 1927, Henry Ford había conseguido reducir el precio del Ford T a 260 dólares ahorrando en costes de producción. La cadena de montaje hacía más eficiente y barata su fabricación, y la obcecación del fundador de Ford con el color negro ayudó a abaratar todo.

La historia de Ford, Paul Rand y el rediseño del logo que nunca se usó

Y es que, aunque no haya una base científica que lo corrobore, las malas lenguas dicen que realmente el color negro era más barato de producir. Lo cierto es que sí que resultaba más sencillo fabricar el coche al reducir casi al extremo la paleta de colores, evitaba errores en la cadena de montaje y hacía su fabricación más rápida. También se decía que era porque la pintura de color negro era la que menos tardaba en secarse.

“todo cliente puede comprar un vehículo pintado del color de su preferencia, siempre y cuando sea negro.” Henry Ford

Sin embargo, no todos los Ford T eran de color negro. De hecho, durante el primer año de producción se ofrecía con tres tonalidades: gris, rojo y Verde Brewster. El negro terminó apareciendo como una tonalidad opcional y durante un año todos lo Model T fueron pintados en azul, color que muchos confunden con el negro.

Ford T gama de colores

Esto no quita que muchas unidades del mítico Ford T fueron pintadas en negro precisamente por eso, conseguir reducir lo máximo posible los costes de producción. Y es que solo durante el año 1927 se volvió a ampliar la gama de colores en busca de mantener en auge al Model T, modelo que por aquel entonces estaba empezando a quedarse obsoleto frente a la competencia.

La carta de agradecimiento que Bonnie y Clyde escribieron a Henry Ford

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.