La guerra entre Rusia y Ucrania ya empieza a dejarse notar en el mundo de la automoción: son muchas las marcas que han anunciado cambios en su producción en sus plantas rusas, mientras que otras directamente van a hacer parones y otras aparentemente han cancelado sus envíos al país.

Fernando Alonso: “No sería lógico que fuéramos a Rusia”

En ninguno de los casos se hace referencia directa al enfrentamiento bélico y por norma general se señala a la escasez de componentes para la toma de estas decisiones. Reuters ha reunido informaciones que afectan a diversas compañías del sector.

Volkswagen anunció que durante algunos días iba a reducir a la mitad la producción de sus fábricas en Alemania debido a los retrasos en la entrega de piezas que se envían desde sus plantas en Ucrania.

Renault ha llevado a cabo unas declaraciones similares, apuntando a la suspensión de algunas operaciones en sus plantas de montaje de Rusia debido a cuellos de botella producido por la escasez de componentes.

Avtovaz, compañía matriz de Lada y de la que Renault tiene el 67,61% de las acciones, también ha anunciado que hoy lunes 28 de febrero detendrá la producción de su fábrica de Rusia central debido a la persistente escasez de componentes electrónicos.

Lada Niva Legend Black, edición especial para el legendario 4×4 ruso

El fabricante de neumáticos Nokian directamente se ha llevado la producción de ciertos elementos clave de Rusia a Finlandia, buscando adelantarse a las posibles sanciones que Estados Unidos aplique al país del este tras la invasión.

Además, la guerra seguramente afecte de manera considerable a la industria del motor, aunque su impacto dependerá de la duración y la severidad del conflicto. De momento, las consultoras J.D. Power y LMC automotive han rebajado sus expectativas globales de ventas para 2022 hasta 85,8 millones de coches (400.000 unidades menos que su previsión anterior).

Jeff Schuster, presidente de pronósticos de vehículos globales en LMC, ha declarado: “La oferta de vehículos ya limitada y los altos precios en todo el mundo estarán bajo una presión adicional en función de la gravedad y la duración del conflicto en Ucrania. El aumento de los precios del petróleo y el aluminio probablemente afectará la disposición y la capacidad de los consumidores para comprar vehículos, incluso si mejora el inventario Hemos rebajado significativamente las previsiones de Ucrania y Rusia debido a la escalada del conflicto entre los dos y las repercusiones asociadas con las sanciones contra Rusia”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.