El ingenio del ser humano es enorme y en muchas ocasiones se utiliza con motivos que precisamente no son conseguir el bien. El último ejemplo es un curioso sistema con imanes para ocultar la matrícula y así evitar las multas de velocidad por radar.

No es la primera vez que vemos algo así, pero en esta ocasión cuenta con la peculiaridad de que el imán tiene forma de hoja, por lo que en una imagen captada por un radar, con la poca definición que tienen sus cámaras, pasa desapercibido como una hoja de árbol natural, lo que evita que el conductor sea acusado de ocultar su matrícula adrede.

Vídeo: el sistema de intercambio de matrículas que empleaban estos ladrones de coches

Ha compartido el vídeo de demostración SocialDrive, en el que se puede ver que es un sistema bastante efectivo, a la par que sencillo:

La matrícula cuenta con un imán en su interior, mientras que en el exterior se coloca la hoja, que tiene otro imán en la parte trasera. El conductor lo coloca al partir y, de esta manera, puede saltarse los límites de velocidad sin temor a la multa, ya que los dispositivos no pueden leer la placa al completo y, por ende, no pueden identificar al vehículo.

El único problema que presentaría este sistema es que, al ser detenido por una patrulla, el truco podría ser descubierto. Sin embargo, se ha pensado en todo: el imán dispone de un mando, que puede meterse en el llavero de las llaves del coche, con dos botones, uno de los cuales invierte el magnetismo, haciendo que la hoja se desprenda y caiga al suelo. De esta manera, con un buen ‘timing’ el infractor también evitaría que los agentes le ‘cazaran’ por este lado.

Por qué el coche de Steve Jobs nunca tuvo matrícula

Hay que reconocer que se trata de algo ingenioso y que, de hecho, puede servir para evitar algunas multas de velocidad, pero en caso de que la policía detecte a un conductor llevando a cabo esta práctica, se enfrenta a una sanción mucho más grave.

Una matrícula manipulada es considerada delito grave, lo que implica una sanción de hasta 6.000 euros. En el caso de que sea poco legible la cuantía es mucho menor, de 200 euros. En comparación, las multas por exceso de velocidad oscilan entre los 100 y los 600 euros (con hasta seis puntos del carnet) en función de en cuánto se sobrepase el límite establecido.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.