El espectáculo oval de la NASCAR iba a volver a competir sobre una pista de tierra este pasado fin de semana después de más de 50 años. La última edición de la Cup Series, como se denomina esta modalidad, se disputó en 1970 y consta básicamente de un óvalo de tierra donde los coches compiten entre sí. Esta modalidad cambia la velocidad por la destreza al volante envuelto en un show de arena, polvo y baja visibilidad. Sin embargo, el lodo y el barro impidieron la vuelta de la Copa NASCAR a una pista de tierra este pasado fin de semana.

Michael Jordan crea su propio equipo de la NASCAR con Bubba Wallace al frente

Las lluvias torrenciales caídas el pasado sábado por la noche en Tennessee convirtieron la arena del circuito de Briston Motor Speedway en un lodazal. Como puedes ver en el vídeo a continuación, incluso el aparcamiento del circuito, reservado a los equipos participantes, se había convertido en una laguna. Esto obligó a la organización a suspender las dos carreras programadas para ayer (domingo) hasta hoy (lunes).

El lodo y el barro impiden la vuelta de la Copa NASCAR a una pista de tierra

Sin embargo, los organizadores de la Cup Series de NASCAR trataron de que las carreras se disputaran el domingo en su horario previsto. Para ello, tras las lluvias del sábado se realizaron una serie de trabajos para adecuar la pista, e incluso algunas camionetas de carreras salieron al circuito. El primer paso fue retrasar la carrera y luego sacar una serie de coches pesados, bautizados como “packer”, para compactar el barro y crear una superficie transitable. Estos vehículos son en su mayoría Ford Crown Victoria y algunos camiones de gran tamaño.

En el siguiente vídeo puedes ver cómo debía haber sido la carrera:

A continuación, una serie de vehículos de tierra especialmente diseñados circularían alrededor del circuito para probar la viabilidad de la carrera. Hasta aquí, todo el trámite discurrió con cierta normalidad. Los organizadores daban el visto bueno para la sesión clasificatoria de la Truck Series a las 17.00 hora local. Esta modalidad básicamente cambia los coches de NASCAR por unas camionetas modificadas.

Una sola vuelta

A pesar de optimismo, la sesión tan solo duró una vuelta. Como podrás ver en los vídeos que ilustran estas líneas, los pick-up son vehículos más potentes y pesados que los anteriores. Esto supone que el barro se despegue de la superficie y salga lanzado hacia el resto de participantes, quedando pegado en la luneta delantera y en la parrilla. El motor no puede respirar y el cristal delantero sin parabrisas, se cubre por completo de lodo impidiendo que el piloto pueda ver lo que sucede delante. En el vídeo podrás ver lo que sucedió desde la camioneta de Bubba Wallace.

La organización decidió posponer las dos carreras el domingo y cancelar definitivamente los entrenamientos clasificatorios. Ambas pruebas, si el clima y el estado de la pista lo permiten, se disputarán este mismo lunes. Primero lo harán los coches de NASCAR a las 16:00 horas y, más tarde, la Truck Series a las 21:00 horas.

Foto principal: FOX: NASCAR (Twitter)

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.