“La Tesla de los mares”. Así es como muchos definen a Silent-Yachts, un fabricante de embarcaciones de recreo que está especializado en modelos libres de emisiones de CO2. Una firma con astilleros en Tailandia e Italia que ha conseguido convertirse en una de las marcas líderes a nivel global en la creación de yates (cada vez más) respetuosos con el medio ambiente. Prueba de ello es que tienen previsto entregar en 2021 nada menos que 31 barcos de media eslora equipados con motores eléctricos y placas solares.

Dynamiq GTT 115, el superyate diseñado por Porsche

Pero, ¿qué pinta Silent-Yachts en Periodismo del Motor, donde normalmente hablamos de coches? La respuesta es muy sencilla: Silent-Yachts, Volkswagen y Cupra se han asociado para crear un yate de lujo eléctrico. Un catamarán que se beneficiará de la experiencia del astillero en la fabricación de embarcaciones, de la tecnología eléctrica de Volkswagen y del saber hacer de Cupra en el apartado del diseño.

El yate de lujo eléctrico de Cupra

Por ahora Silent-Yachts solo ha compartido en redes sociales una imagen del yate de lujo eléctrico diseñado por Cupra. Su lanzamiento oficial está previsto para 2021, por lo que seguramente no tardaremos mucho en conocer cómo estará compuesta la gama y cuánto costará cada barco. Pero por lo que podemos ver en la mencionada foto, una recreación virtual, el catamarán presentará unas formas futuristas y estará rematado en tonos grises y negros con detalles en cobre, al estilo Cupra.

Volkswagen aportará el sistema de propulsión eléctrico, que derivará de la tecnología empleada en la plataforma MEB del grupo. Esta se emplea actualmente en modelos como el Volkswagen ID.3 (prueba), el Skoda Enyaq o el futuro Cupra el-Born. No han especificado por ahora más detalles, pero imaginamos que se refieren tanto a las baterías como a los motores eléctricos.

Cupra el-Born

De hecho, en la recreación virtual que ilustra el artículo se aprecia debajo de la cubierta la presencia de al menos cuatro paquetes de baterías y de dos motores eléctricos. De ser así, nos podríamos encontrar ante un catamarán eléctrico con cuatro baterías de 82 kWh de capacidad bruta, que sumadas darían un total de 328 kWh, aunque esto no dejan de ser meras conjeturas. Como curiosidad, indicar que de ser así esta no sería la primera vez que un paquete de baterías originalmente diseñado para un automóvil se utiliza en un barco: la marca Torqeedo ofrece sistemas de propulsión eléctricos intraborda alimentados con baterías proporcionadas por BMW.

Lo que sí es seguro es que gracias a este sistema de propulsión y a la presencia de numerosos paneles solares en el exterior del barco, el yate de lujo eléctrico de Cupra podría navegar sin producir emisiones. Y a esto hay que añadir un funcionamiento más silencioso o un mantenimiento previsiblemente más sencillo que el de un catamarán a motor tradicional equivalente.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.