Para ser deportivos, los Porsche 911 siempre han sido, a lo largo de su historia, relativamente prácticos. Dicho sea con todas las salvedades. Con sus asientos traseros (no aptos para grandes envergaduras, eso sí) y su maletero generoso comparado con modelos equivalentes, se sitúan entre los coches de altas prestaciones más ‘sensatos’. Términos casi contradictorios. Ahora, un vídeo publicado por la firma británica de restauraciones DK Engineering nos ha recordado la ‘practicidad’ del Porsche 911 GT1, un bólido de carreras que ganó Las 24 Horas de Le Mans en 1998.

De hecho, el GT1 no es un 911 al uso. Apenas es un 911, pues fue desarrollado desde cero para la competición y comparte más con su predecesor en este campo, el 962, que con cualquier 911. Sin embargo, para cumplir con la normativa entonces vigente en la BPR Global GT Series, la marca alemana se vio obligada a fabricar 20 unidades de una versión de calle que se llamó (sin demasiada imaginación) Straßenversion. Estos, con su espectacular estética y su motor de seis cilindros biturbo en posición central-trasera capaz de erogar 544 CV, son hoy cotizadísimas joyas. Alcanzan hasta los cinco millones de euros en subastas.

Vídeo: Tiff Needell explica cómo es conducir un Porsche 911 GT1 Straßenversion por la vía pública

Y una de ellas (el chasis 05, en concreto) es la que ha tenido entre sus manos la firma británica DK Engineering. Tras trabajar durante más de un año en devolverlo con mimo a su estado original (incluidas pintura, suspensión y motor, que se ha desmontado y montado de nuevo pieza por pieza), la compañía ha compartido un vídeo de este clásico. Es lo que ellos llaman una ‘guía de usuario’, en la que explican cómo abrir el capó, cómo arrancarlo, cómo levantar la parte trasera, con el alerón, para acceder al motor… Y también cómo abrir el maletero, situado justamente entre el propulsor y el alerón. ‘Spoiler’: se hace con un botón a los pies de la plaza de conductor, y cuenta con muelles hidráulicos.

Porsche tampoco colocó este espacio por capricho, sino porque también lo exigían las reglas del campeonato. Eso sí, su mera presencia ya es una anomalía en un coche como este. Y lo curioso es que aquí incluso cabe una bolsa de deporte. O una de la compra, aunque sea tumbada.

911 GT1 maletero detalle

Lo único malo es que el espacio del maletero está integrado en la misma carrocería, justo sobre la transmisión, por lo que se agita bastante. Así que es mejor no llevar dentro botellas de cerveza, tartas u otros productos que sufran con el movimiento. No es que nadie fuera a hacerlo, pero ahí queda la advertencia. Por lo demás, sin embargo, es perfectamente práctico. Incluso tiene algo de aislamiento térmico para protegerlo de las temperaturas que alcanza el motor. ¿Qué más se le puede pedir?

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.