Durante varias décadas, Jeremy Clarkson ha sido la cara del programa Top Gear, probablemente, el programa de televisión más importante del mundo sobre motor. En todo ese tiempo, Clarkson siempre ha tenido habilidad para moverse entre lo poético y lo burdo, pero también para generar polémica. Tanta que, a pesar de su incuestionable popularidad, también era una carga para la BBC. Ahora, Jeremy Clarkson no tiene nada más que decir.

En los últimos días, el presentador de Top Gear enfureció de nuevo al personal en las redes sociales, a raíz de una columna publicada en The Sun, en la que afirmaba que odiaba a Meghan Markle, la esposa del príncipe Harris. Fue tal la furia que despertó en muchos lectores que tuvo que disculparse.

Jeremy Clarkson no tiene nada más que decir

Jeremy Clarkson

Durante toda la trayectoria de Jeremy Clarkson, las polémicas han sido una constante. Para la BBC, valió la pena desde 1988 hasta 2015. La compañía no solo se mantuvo fiel a través de un programa de entrevistas de corta duración, sino que confió en él para revivir la otrora valiosa marca Top Gear.

Todo acabó con un conflicto con sus propios compañeros de trabajo. Sin embargo, esto no impidió a Amazon Prime rescatar el programa con ‘The Grand Tour’. A pesar de dedicar un tiempo considerable en el Top Gear original a criticar la industria sensacionalista británica, Clarkson lleva mucho tiempo escribiendo artículos de opinión en los que expone algunos de sus enfados con el mundo.

Este es el coche eléctrico que Jeremy Clarkson sí quiere tener

Estas columnas han versado a menudo sobre política nacional, pero también tienden a sumergirse en algunos clásicos de Clarkson, como su actual guerra contra los radares de tráfico.

El tono es familiar para cualquiera que conozca el trabajo de Clarkson, formatos de broma mezclados con la certeza de que él sabe más que nadie. Son, en gran medida predecibles y raramente interesantes. En general, desprenden el tono de que Clarkson ya no sabe qué decir.

La columna contra Meghan Markle

El ángulo del enfadado crítico sólo funciona cuando el crítico tiene algo único que decir. La columna del viernes pasado fue la más odiosa hasta la fecha, una larga queja personal sobre de Meghan Markle. Las quejas que ha suscitado resultarán familiares a cualquiera que haya seguido a Clarkson, pero las posiciones reales son cada vez menos defendibles.

Las palabras que más enfadaron, una burda referencia a un castigo de ‘Juego de Tronos’, no están tan lejos de la sátira tradicional de Clarkson. El mensaje es más odioso: Clarkson odia a Meghan Markle, intensa y personalmente, por desempeñar un papel en la ruptura de un príncipe inglés con las líneas de partido cuidadosamente seleccionadas de la familia.

Jeremy Clarkson insulta a Nikita Mazepin en Twitter: “Maldito retrasado”

No concede a su marido, el príncipe Harry, ninguna autonomía en ninguna de sus decisiones. Todo lo que considera que está mal en Harry es consecuencia directa de Markle. Ahora, parece que a Clarkson se le han acabado las cosas por las que enfadarse.

Fuente: Roadandtrack.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.