Janis McDavid nació sin brazos ni piernas y a pesar de ello decidió afrontar la vida con una actitud positiva. Este alemán nacido en la región de Ruhr trabaja motivando a la gente para que sean capaces de superar sus límites internos y externos. Y para ello necesitaba un medio de transporte. Así ha transformado una Mercedes Sprinter.

Vídeo: Mitsubishi Canter Camper, una autocaravana con motor V8 para ir al fin del mundo

Para la inmensa mayoría, conducir sin extremidades se antojaría imposible. No para Janis. Cuando era un adolescente descubrió que determinadas empresas estaban especializadas en transformar vehículos para adaptarlos a personas con discapacidad. Con la idea en mente buscó la forma de sacarse el carnet de conducir.

Janis McDavid y su Mercedes Sprinter

Un vehículo a medida

Fue entonces cuando apareció en escena Roland Arnold, que, inspirado por la historia de McDavid, fundó Paravan. Esta compañía se dedica a lo que, precisamente, necesitaba nuestro protagonista. Además de adaptar coches y furgonetas, cuenta con su propia autoescuela centrada en aquellos conductores con alguna discapacidad: allí es donde Janis consiguió su permiso para conducir.

Unicat MD56c, un camión camperizado para dar la vuelta al mundo

Lo siguiente que hizo fue buscar un vehículo adecuado para sus circunstancias y así llegó hasta Mercedes y, concretamente, hasta la Mercedes Sprinter. De la mano de Paravan la personalizó para no tener que depender de nadie cuando necesitase trasladarse de un lado a otro. Así las cosas, las puertas de la furgoneta se abren automáticamente para desplegar una plataforma que se eleva para introducir la silla de ruedas eléctrica de Janis en el interior.

Janis McDavid y su Mercedes Sprinter

Así funciona su Mercedes Sprinter

Una vez aparcada en el habitáculo, McDavid se dirige hasta la parte delantera donde el puesto de conducción está hecho a su medida. Ahora sólo queda ponerse en marcha: para ello, Janis se pone el cinturón de seguridad con un giro de su cuello y la ayuda de su cabeza que se encarga de enganchar este sistema de protección.

Tras realizar una serie de comprobaciones para asegurarse de que todo está listo, inserta la llave con la boca y arranca. A partir de ese momento, Janis McDavid controla la dirección, el acelerador y el freno con la ayuda de un joystick que sujeta con la axila. ¿Y el cambio de marchas? Es automático y lo controla desde una botonera que tiene a su derecha con la que puede manejar otras funciones de la Mercedes Sprinter.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.