Berry Gordy Jr. es uno de los nombres propios del mundo de la música, pero su historial profesional no empezó en esa industria: lo hizo en la del motor. Oriundo de Detroit, cuna del motor norteamericano, su primer trabajo fue en una de las líneas de producción de Lincoln. Y así fue como los coches cambiaron la música para siempre.

Los nombres de coches más graciosos… y desafortunados

Corría el año 1955 cuando Berry aspiraba a ser compositor y, al mismo tiempo, tenía la responsabilidad de mantener a su familia así que hizo lo que muchos músicos: aceptar un trabajo en la fábrica de coches de Lincoln que nada tenía que ver con lo que de verdad le motivaba. No estaba mal pagado (86,40 dólares a la semana) y según nuestro protagonista era fácil: “Lo aprendí tan rápido que pude subirme a cada vehículo a medida que llegaba, hacer mi trabajo, salir y tener tiempo de sobra para dedicarlo a cantar y a escribir canciones”.

Berry Gordy

Nace Motown

Dos años después abandonó aquella línea de montaje para dedicarse a la música a tiempo completo: se unió al cantante Jackie Wilson y al compositor Smokey Robinson y dos años más tarde fundó Tamla Records que terminaría convirtiéndose en Motown. Una compañía discográfica autosuficiente que tenía sus propios compositores internos, músicos de respaldo, estudios de grabación, productores y todo lo necesario para grabar un disco.

Los mejores coches clásicos para comprar en 2021

Un concepto que, según confesaba Berry había aprendido en la fábrica de coches: “Mi sueño de tener una fábrica de éxito estaba tomando forma rápidamente, un concepto que había sido moldeado por principios que había aprendido en el mundo del motor: los coches empiezan como un simple marco hasta que emergen al final de la línea. Quería el mismo concepto para mi empresa: un lugar donde un niño puede entrar como un desconocido y salir como una estrella”.

The Supremes

Control de Calidad

No fue lo único que aplicó. Estableció un Control de Calidad inspirado en lo que había visto en Lincoln: contrató a una asistente y a su hermana Loucye para ello. Escuchaban todo lo que se producía en Motown, elegían lo mejor y lo llevaban a la reunión semanal de la empresa.

7 de las mayores estafas y fallos de la automoción

Gordy, además, se dedicó a refinar a sus artistas contratando a la experta en protocolo Maxine Powell para que les enseñase a comportarse dentro y fuera del escenario. Hizo que Marvin Gaye dejara de cerrar los ojos cuando cantaba y evitó que Diana Ross se acercara demasiado a la boca el micrófono. La línea de producción estaba completa: producía artistas y discos casi perfectos, algo que trajo a Motown un éxito sin parangón.

Stevie Wonder… y los Jackson 5

En 1961, ‘Shop Around’ de The Miracles se convirtió en el primer sencillo de Motown que alcanzaba el millón de ventas llegando a lo más alto de la lista de R&B de Billboard y al número dos en la lista pop. Más tarde, ‘Please Mister Postman’ de The Marvelettes conquistó esta última. Un año después Mary Wells coló tres éxitos en el ‘Top 10’ del pop escritos y producidos todos ellos por Smokey Robinson.

Michael Jackson

En 1963, con apenas trece años, Stevie Wonder dio al sello su primer álbum entre los diez mejores. El artista sería siempre fiel a Motown marcando un antes y un después en la compañía: después de cumplir 21 años se convirtió en uno de los artistas mejor pagados y logró un control creativo sin precedentes.

8 cosas increíbles que puede hacer el coche del presidente de EEUU

The Beatles versionó tres canciones de Motown en ‘With The Beatles’ y a mediados de los sesenta The Supremes se convirtieron en las mayores estrellas apareciendo en el American Bandstand de Ed Sullivan y Dick Clark o encabezando el lujoso Copacabana de Nueva York. Además, Norman Whitfield escribió una serie de éxitos para The Temptations y sin duda alguna el mayor éxito de la discográfica llegó en 1969 con la contratación de los Jackson 5 liderados por un precoz Michael Jackson.

La línea de montaje de Berry

A pesar de toda esta colección de grandes nombres una serie de factores condujeron al declive del método que Berry Gordy había ideado para su línea de montaje: el crecimiento de Motown, el fin de ese sentido de comunidad creado por una pequeña empresa, el cambio de gustos musicales y los intereses cambiantes de su creador. Éste se resistía a aceptar que había vida después de la línea de montaje, pero finalmente lo aceptó y se retiró a los 89 años aunque Motown sigue en pie. Es posible que la línea de producción se haya parado, pero el sonido de Detroit de los años sesenta aún resuena.

Imágenes: Motown Records

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.