Dice el refranero que las desgracias nunca vienen solas. Que se lo digan al sector de la automoción que, cuando comenzaba a remontar tras la crisis financiera de 2008, apareció la pandemia y luego la crisis de los semiconductores para provocar un daño terrible. Y, por si no era suficiente, ahora la guerra en Ucrania, cuyas consecuencias podrían ser aún peores si se prolonga.

Alemania y Francia no quieren acabar con el motor de combustión todavía

Lo ha dicho Herbert Diess, el CEO de Volkswagen, en una entrevista que ha concedido al Financial Times, en la que aseguró que, si la guerra en Ucrania se prolonga, podría ser peor para la economía que la pandemia y la escasez de semiconductores, que ya han golpeado duramente a la industria automotriz.

La guerra en Ucrania podría ser peor que la pandemia y la crisis de semiconductores

guerra en Ucrania
Herbert Diess, CEO de Volkswagen

 

El máximo mandatario del Grupo Volkswagen aseguró que las interrupciones en las cadenas de suministro globales “podrían conducir a enormes aumentos de precios, escasez de energía e inflación”. Esta declaración se produce cuando el bloque de países a favor de Ucrania, liderado por estados Unidos y en el que se encuentran muchos países europeos, están imponiendo severas sanciones a Rusia.

Google Maps desactiva los datos de tráfico en tiempo real en Ucrania para proteger a los ciudadanos

De momento, mientras Estados Unidos ha decidido cerrar el grifo del petróleo ruso, las potencias europeas no han seguido con el ejemplo, ya que Europa depende en gran medida del oro negro procedente de Rusia y también del gas. Sin embargo, los mercados de la energía están agitados y en el pasado mes de febrero la inflación alcanzó su récord histórico en la eurozona, llegando al 5,8%, y con previsiones de alcanzar el 7% a lo largo de este año.

Futuro incierto para la economía europea

guerra en Ucrania

En la misma línea, Diess no pudo ser más claro al señalar en el Financial Times que “si se prolonga el conflicto, nos veríamos obligados a cortar las relaciones comerciales con Rusia, pero, si tuviéramos que hacer esto, nos llevaría a una situación muy problemática en Alemania y en Europa”.

Volkswagen, igual que han hecho otros fabricantes, como Ferrari y Lamborghini, suspendió la producción en Rusia la semana pasada. Mientras, un miembro del principal partido de Rusia amenazó con nacionalizar las plantas de fabricantes extranjeros que se marchan para continuar con la producción. Las interrupciones en la cadena de suministro causadas por guerra en Ucrania han tenido un impacto en las instalaciones de fabricación europeas. Cuanto más dure la guerra, mayores serán los efectos negativos sobre la producción mundial.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.