La innovación siempre ha sido uno de los atributos que ha caracterizado a las tres marcas premium alemanas. Mientras algunos fabricantes se centraban en crear coches con motores potentes, con un diseño espectacular o con todo tipo de lujos, Audi, BMW y Mercedes-Benz trabajaban en desarrollar nuevas funciones, características y tecnologías que permitieran a sus coches destacar entre la multitud.

Hoy rescatamos una de estas innovaciones que, aunque pasaron ligeramente desapercibidas, en realidad era todo un avance para la época. Hablamos de la década de 1980, unos años en los que la economía acompañaba al desarrollo industrial y tecnológico, lo que dio como resultado algunos de los mejores coches de la historia del automóvil, como pueden ser el Porsche 959 -aquí te dejo su historia- o el legendario Ferrari F40 (prueba).

El BMW Serie 7 (E32) de 1987 equipaba teléfono satélite y un fax en la guantera

Más allá de diseñar y producir nuevos coches -que también lo hacían-, las marcas premium estaban inmersas en el desarrollo de nuevas tecnologías. Una de ellas fue esta función oculta que BMW ya equipaba en los locos años ’80. Se trata de los limpiaparabrisas programables, una característica de equipamiento que hoy casi se da por hecho en cualquier coche, pero que era toda una novedad hace cuatro décadas.

Una función que ya ofrecía BMW en 1987 en el Serie 7 E32

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de bimmertips (@bimmertips)

Básicamente, lo que los limpiaparabrisas programables ofrecen es la posibilidad de que el conductor elija cada cuánto tiempo las escobillas hacen un barrido por la superficie del parabrisas. Hoy, los coches están equipados, en la mayoría de casos, con un sensor de lluvia que activa, modula la constancia del barrido y desactiva los limpiaparabrisas en función de la velocidad a la que circula el vehículo y la intensidad del agua de lluvia que impacta contra la luna delantera.

Por supuesto, también ofrecen una función manual con programas predeterminados que hacen barridos a mayor o menor velocidad. Lo que los limpiaparabrisas programables hacen, como puedes ver en este vídeo que ha compartido el perfil de Instagram bimmertips, es que el conductor puede programar el tiempo exacto en el que las escobillas hacen los barridos sobre el cristal.

bmw serie 7 e32

El vídeo lo explica en detalle en un BMW Serie 7 E32 (1987-1995). Podemos ver que primero hay que empujar la palanca de los parabrisas hacia arriba, en la posición de apagado, para a continuación volver a bajarlo. En ese momento, empieza la cuenta. Cuando se vuelve a subir la palanca, el tiempo que ha permanecido en su posición inferior será el tiempo programado, es decir, el tiempo que pasará entre cada uno de los barridos de los limpiaparabrisas.

Esta función no es una innovación en la actualidad, pero resulta cuanto menos destacable que BMW ya equipaba una característica como esta en un coche que llegó al mercado hace 37 años. Y eso dice mucho de cuánto realmente ha innovado la industria del automóvil desde entonces.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.