Los coches nuevos se empeñan en ser divertidos, con buenas prestaciones y eficientes. No obstante, esta ecuación no es nueva y el Ford Mondeo ST250 que te voy a presentar hoy es el mejor ejemplo de ello. Hace casi 20 años que Ford ya pensó como podría pensar cualquier ingeniero hoy, intentando combinar en un mismo producto diversión y respeto por el medio ambiente. En aquellos tiempos, el GLP no estaba tan popularizado como hoy, pero en la marca del óvalo ya pensaron en él para satisfacer a todo el mundo.

La carta de agradecimiento que Bonnie y Clyde escribieron a Henry Ford

Hoy el GLP es un combustible popular: son muchas las marcas que lo ofrecen en sus respectivas gamas y más las empresas que se dedican a instalar kits de GLP para hacer más sostenibles (y rentables) ciertos vehículos con motores de gasolina más bien gascones. ¿Quién no ha oído hablar nunca de un kit GLP para coches como el Porsche Cayenne? Es un combustible más barato y que ofrece un funcionamiento similar al de la gasolina, con mejoras a nivel de emisiones y una fiabilidad notable. ¡Es la base sobre la que se asienta el Ford Mondeo ST250!

Combustible alternativo para ahorrar

Corría el año 1999 y el Efecto 2000 sobrevolaba sobre las cabezas de muchos. La industria del automóvil se enfrenta al cambio de siglo con muchos interrogantes: la preocupación por el medio ambiente es uno. Por eso, en ese salón Ford presenta el Mondeo 1.8 AFV, siglas correspondientes a ‘Alternative Fuel Vehicle’. Coche con combustible alternativo. Gas, concretamente. El objetivo era crear un vehículo capaz de rodar con un combustible más eficiente y respetuoso con el medio ambiente.

Ford Mondeo ST250
El Ford Mondeo ST200 lucía un aspecto muy similar al del prototipo propulsado por gas.

No obstante, para insistir en esa dualidad de pensamiento entre diversión y eficiente, Ford también presentó el Ford Mondeo más deportivo, una versión radical que se inspiraba en la versión de competición del Mondeo en el campeonato británico de turismos y que tenía, tanto a nivel de prestaciones/comportamiento como a nivel de imagen mucho que decir: el Mondeo ST200. ¿Se podrían combinar ambos modelos? ¿Sacar lo mejor de uno y lo mejor del otro? ¡Claro!

Y así, amigos y amigas, nació el Ford Mondeo ST250. La marca lo creó para mostrar al mundo lo que ellos creían que sería el nuevo siglo y la verdad es que no estaban desencaminados. La marca se puso a trabajar con el motor V6 de 2,5 litros de cilindrada del ST200 para modificarlo en profundidad. Se modificaron los inyectores, añadiendo a los ya existentes de gasolina los de gas. Se añadió un depósito de GLP en la parte trasera, junto al maletero, y se añadió una boca de combustible también en la parte izquierda.

Los 10 Ford RS más espectaculares de la Historia

Más potencia, menos emisiones

En aquellos años, enviar 200 CV al eje delantero ya era un reto notable, pero los ingenieros de Ford, a sabiendas que probablemente el Ford Mondeo ST250 jamás llegaría a la línea de producción, decidieron dar una nueva de vuelta de tuerca a la mecánica, incrementando la cilindrada hasta los tres litros y la potencia hasta los 250 CV, con la inestimable colaboración de un supercargador Eaton.

Ford Mondeo ST200 Trasera
El ST200 sí llegó al mercado con un espíritu muy racing. ¡Se echan de menos coches así!

Otros elementos del motor del Ford Mondeo ST250 también fueron modificados, como el bloque o el cigüeñal, derivados del Ford Taurus, o las cabezas de los cilindros, desarrolladas en exclusiva para esta versión. El toque final fue aportado por Prodrive, el especialista que se encargaba de desarrollar las versiones de competición, y que añadió al Mondeo ST250 una caja de cambios manual pilotada de cinco velocidades.

Ford Mondeo ST250: estética muy racing

No sé si convenció demasiado como coche ‘Eco’, pero lo que está claro es que el Ford Mondeo ST250 cumplía a la perfección con su imagen de coche de altas prestaciones. Su diseño también mejoró con la incorporación de un nuevo paragolpes y unas preciosas llantas de 18 pulgadas. La puesta a punto también incluía las suspensiones del ST200 pero con una configuración específica.

Ford GT90 Concept: “el superdeportivo más poderoso del mundo”… de los 90

No te puedo hablar de los consumos o de las prestaciones del Ford Mondeo ST250, ya que solamente se quedó en un prototipo, pero sin duda, sí es relevante por su concepción y desarrollo. 20 años antes de estar hablando permanentemente de eficiencia y de prestaciones, Ford ya imaginó que el futuro andaría por estos derroteros y presentó un coche deportivo y ecofriendly. Una lástima que finalmente no se animasen a lanzar una pequeña serie limitada, hoy sería, sin duda, un objeto de coleccionista.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.