2023 fue el año en que el Ford Fiesta (esta es su historia) dijo adiós, después de casi 50 años en el mercado. Este coche fue muy importante para la marca del óvalo, en un momento en el que la industria del automóvil se tambaleaba, como consecuencia de la crisis del petróleo de 1973. El Fiesta fue el coche económico que necesitaba Ford, un utilitario para las familias de entonces. Sin embargo, estuvo a punto de llegar a producción una versión más deportiva, el Ford Fiesta by Healey Prototype.

El Fiesta se comercializó en mercados de todo el mundo y tuvo un éxito inmediato. Un hatchback de tres puertas con tracción delantera, construido sobre la plataforma del Fiat 127, con un interior muy aprovechable y unas mecánicas fiables. Su importancia en España también fue significativa, ya que fue el responsable de la construcción de la planta valenciana de Almussafes, de donde han salido miles y miles de unidades.

Pero, volviendo a Estados Unidos, la introducción del Fiesta ayudó a Ford a cumplir los requisitos corporativos de consumo de combustible impuestos por las autoridades federales. Recordemos que la crisis del petróleo obligó a los fabricantes a reducir considerablemente los consumos.

Ford Fiesta by Healey Prototype, el Fiesta deportivo que nunca llegó a EE.UU.

Ford Fiesta by Healey Prototype

El problema es que ya sabemos cómo se las gasta el público estadounidense. Muchos consideraban al Fiesta como un coche sin ‘chicha’, al que le faltaba potencia. Así que, en 1978, dos años después del lanzamiento del modelo, Ford pensó en producir una versión más prestacional para destacar las credenciales deportivas del pequeño utilitario. Fue así como nació la idea de hacer un Fiesta deportivo.

El responsable fue el empresario de Detroit Gary Kohs, que convenció a Ford para que encargara un coche así a Healey Automobile Consultants, en Reino Unido. Donald Healey y su hijo Geoffrey, deseosos de participar en el proyecto, se pusieron manos a la obra para modificar un nuevo Fiesta con especificaciones estadounidenses.

Ford Mustang Fox Body 7Up Edition (1990), la edición especial con nombre de bebida gaseosa

Por su parte, Ralph Broad (de Broadspeed) se encargó de extraer más potencia del motor Kent de cuatro cilindros y 1.6 litros. Esto suponía eliminar toda la tecnología que permitía reducir las emisiones para cumplir con la normativa del momento. Además, cambió la culata y el árbol de levas e instaló un carburador Weber de dos válvulas y un sistema de escape menos restrictivo. El resultado fue un aumento de la potencia de casi 40 CV, pasando de 66 a 105 CV.

Los planes de Ford acabaron con el modelo

Las modificaciones no terminaron ahí. Los Healeys también tocaron el interior, eliminando los asientos traseros y sustituyendo los delanteros por unos Wolfrace. Asimismo, instalaron una jaula antivuelco interna, modificaron la carrocería para alojar llantas Minilite más anchas y un gran deflector de aire frontal y mejoraron la suspensión y los frenos.

La carrocería se pintó en el clásico verde British Racing Green, típico de los coches de carreras británicos, aderezado con unas rayas amarillas. También incluía una placa de chasis exclusiva e insignias con la inscripción ‘Ford Fiesta by Healey’. Poco después de su finalización, la revista Road & Track hizo una crítica muy favorable del coche, apareciendo en la portada de su edición de agosto de 1979.

En el 60º aniversario, aquí tienes el dosier original del Ford Mustang de 1964

Lamentablemente, Henry Ford II tenía intención de descatalogar el Ford Fiesta en Estados Unidos, amenaza que se cumplió en los años 80 para sustituirlo por el Escort, más grande y con un público más receptivo al otro lado del Atlántico. Mientras, en Europa se producía la serie XR2. La decisión de descontinuar el modelo acabó con cualquier posibilidad de ver el Ford Fiesta by Healey en la calle y el prototipo fue la única unidad construida. Ahora, el coche se subasta en Bonhams.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.