Internet es una fuente inagotable de cosas por descubrir. Muchas son ruido, pero de vez en cuando sale a la luz alguna que merece la pena, como es el caso de estos artistas vietnamitas, unos genios que construyen con sus propias manos réplicas de coches. Su última creación, nada menos que un Bugatti Chiron (prueba).

Vídeo: así se despegó del asfalto el Bugatti Chiron Pur Sport en Nardò

Suben sus vídeos al canal de Youtube NHẾT TV y no tienen pérdida, pues han creado réplicas de Lamborghini o Ferrari todas con una fidelidad bastante alta para tratarse de un proceso completamente artesanal. Y el caso del Bugatti no es una excepción:

Hay que reconocer el mérito que tiene construir algo así desde la nada y lo cierto es que demuestran tener recursos para dar con soluciones en el proceso de creación del hiperdeportivo.

Todo empieza con una estructura de acero que da forma al modelo, luego utilizan celofán para unir las secciones y conformar una base sobre la que construir la carrocería, que llevan a cabo con arcilla, a la que dan forma de manera manual.

Una vez ya parece el Chiron aplican yeso sobre ésta, retiran la arcilla y se queda un molde de la carrocería, que se rellena por dentro utilizando fibra de vidrio para conseguir la carrocería definitiva que luego se monta sobre un chasis tubular fabricado exprofeso y con la resistencia y características necesarias para rodar.

Vídeo: alucina con estos Bugatti Chiron hechos con chatarra

Cuenta con suspensión, sistema de frenos y monta un motor de origen Toyota, un bloque tetracilíndrico que se coloca en posición central. Con eso el coche ya esta listo para circular, pero sus creadores ponen una atención por el detalle impresionante, replicando los faros, la forma del interior o hasta una tapa que simula el motor original del Bugatti. El vídeo dura 45 minutos, pero es tan interesante que merece la pena verlo entero.

Si queréis investigar por su canal de Youtube, también comprobaréis que se han animado en alguna ocasión a replicar motos de marcas como BMW o Ducati. Los resultados dejan algo más que desear que en el caso de los coches, pero también resultan bastante curiosos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.