Cuando compras un coche nuevo hay algo irresistible para muchos conductores: su olor. Esa mezcla de aromas procedente de la tela, la espuma o los adhesivos es tan conocida que, incluso, hay ambientadores diseñados para que los vehículos desprendan esa fragancia cuando la original desaparece. Sin embargo, un estudio nos da una serie de (buenas) razones para creer que el olor a coche nuevo no es tan inofensivo como aparenta.

El mítico circuito japonés Ebisu, destrozado por un terremoto

Esa esencia que percibimos cuando abrimos un vehículo sin estrenar es, en realidad, el resultado de la liberación de una serie de gases. Con el tiempo, los productos químicos utilizados en las piezas del interior del coche se abren paso lentamente y eso es lo que olemos en los modelos nuevos.

Coche nuevo

Benceno y formaldehído

La Universidad de California Riverside, de la mano de Aalekhya Reddam y David C. Volz, ha llevado a cabo un estudio para evaluar cómo de peligroso puede ser ese aroma para una persona. La razón es simple: esos gases procedentes de productos químicos pueden contener elementos cancerígenos que pueden ir más allá de los niveles seguros.

Para su experimento tuvieron en cuenta el tiempo que los conductores y sus acompañantes invierten en sus viajes. A esto añadieron los niveles registrados de ciertos químicos detectados en los coches en estudios previos. ¿El resultado? La exposición a estos elementos, principalmente benceno y formaldehído, durante veinte minutos supera lo que las autoridades sanitarias consideran como seguro. Y superado ese tiempo… aumentó.

Coche nuevo

Materiales menos dañinos

Tanto el benceno como el formaldehído están en la lista de elementos cancerígenos establecida en California. Además, el estudio ha revelado que los conductores de San Francisco y de Los Ángeles tienen una probabilidad un 10% superior de rebasar esos umbrales de riesgo. No obstante, conviene recordar que cuando un elemento es clasificado como cancerígeno no garantiza, necesariamente, que vaya a producir efectos adversos para la salud: todo depende de la dosis así como de la frecuencia con la que uno se expone a ello.

Ya disponible con Apple CarPlay la aplicación EasyPark

¿Cómo se puede evitar este riesgo? Dejar de conducir niega el sentido de comprar un coche así que, según el estudio, la pelota está en el tejado de la industria del motor a la que sugieren la posibilidad de sustituir esos productos químicos por otros materiales menos dañinos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.