Si has visto las primeras entregas de la película ‘Mad Max’, seguramente recuerdes el impresionante Pursuit Special Interceptor V8 que conduce Mel Gibson, un coche creado para el rodaje de la película y que estaba basado en un Ford Falcon XB GT, un modelo exclusivo del mercado australiano. Ahora, un Robert Shelby ha transformado su Dodge Challenger Hellcat en el Pursuit Special de Mad Max para rendir tributo al coche de la película.

Se llama Mad Cat y es un Dodge Challender que ha recibido piezas procedentes de clásicos muscle cars australianos. Según cuenta en el vídeo, Shelby comprobó que el Falcon y el Challenger eran muy parecidos en cuanto a dimensiones y filosofía de coche. Así que inició un proceso de personalización que todavía sigue en curso, para convertir el Challenger en el coche de Mad Max.

Este Dodge Challenger Hellcat se transforma en el Pursuit Special de Mad Max.

Vamos por partes: la parte trasera del techo pertenece a un Camaro de 1980, pero el coche tiene mucho ADN australiano. Por ejemplo, las branquias laterales son de un Falcon de 1973. Además, próximamente va a agregar el morro de un Halcon Arcadiapane y la trasera de un Torino de 1970.

Los coches de ‘Mad Max: Furia en la carretera’

Aunque el proceso de transformación todavía está lejos de terminar, podemos comprobar el grado de atención que ha puesto Shelby en algunos detalles, como el ventilador del motor que sobresale del capó que, por supuesto, carece de funcionalidad, pero tiene el mismo mecanismo de accionamiento que en la película. También son únicas las llantas, que imitan las del modelo original y son del mismo tamaño que las del Challenger, y unos tubos de escape laterales.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.