Los últimos resultados del Programa de Pruebas en el Mundo Real de la Asociación Australiana de Automoción (AAA) han causado un gran revuelo en el ámbito del ahorro de combustible. Según este programa de consumo real, 5 de 13 vehículos consumieron entre un 9 y un 20% más de combustible de lo declarado. Una diferencia importante. Del resto, siete modelos se desviaban solo un 5% de las cifras oficiales.

Los vehículos con peores resultados fueron el BMW X3 de 2021, que consumió un 20% más de lo previsto en las pruebas de laboratorio obligatorias, el MG 3 de 2023, con un aumento del 19%, el Audi Q5 (prueba) de 2022, con un incremento del 17%, el Toyota Yaris Cross de 2021, que consumió un 12% más, y el Volvo XC40 de 2023, que consumió un 9% más de lo estimado.

Un programa de consumo real muestra que 5 de 13 vehículos consumieron entre un 9 y un 20% más de combustible de lo declarado

consumo real entre 9 y 20_ más

 

En el extremo opuesto están el Hyundai i30, el Hyundai Staria, el Kia Sportage, el MG HS, el Mitsubishi Eclipse Cross y el Mitsubishi Outlander, que superaron sus resultados de laboratorio en menos de un 5%. Por su parte, el Toyota Camry mejoró en un 1% su consumo con respecto a los valores declarados y el Kia Carnival de 2023 consumió un 7% menos.

Sin embargo, pese a los buenos resultados del Carnival, fue uno de los tres modelos que superaron los límites legales de óxido de nitrógeno en Australia, junto con el Hyundai Staria y el Kia Sportage, según The Guardian. El MG 3 no sólo consumió más de lo esperado, sino que sus emisiones de monóxido de carbono superaron en un 85% los límites de las pruebas de laboratorio.

EE.UU. quiere este consumo medio para los vehículos nuevos que se vendan desde 2026

Este programa de consumo real de la AAA se empezó a hacer tras el escándalo de las emisiones de Volkswagen y cuentan con financiación del gobierno australiano. Está diseñado para ayudar a los consumidores a elegir los coches que mejor se comporten mientras los conducen, no solo en la hoja de especificaciones. Las pruebas se ajustan estrictamente a la legislación de la Unión Europea para garantizar que «los resultados de consumo de combustible y CO2 son repetibles y minimizan la influencia de factores humanos como el estilo de conducción y los cambios en los flujos de tráfico».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.