El Rally Dakar 2019 está a punto de dar el pistoletazo de salida y poco a poco vamos conociendo algunos de los secretos mejor guardados de la competición de motor más dura del mundo. Hoy descubrimos cómo se construye el MINI de Carlos Sainz para el Dakar 2019, un buggy para cuyo desarrollo son necesarias cuatro semanas de trabajo y siete personas especializadas en su montaje.

Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel y Cyril Despres, en el Dakar 2019 con MINI

Aprobado en febrero de 2017, en el proyecto del MINI John Cooper Works Buggy participaron más de 50 ingenieros X-raid y numerosos colaboradores. Siete meses más tarde, el vehículo que pilotará Carlos Sainz durante la edición 2019 del rallye ya rodaba por los cuarteles generales de X-raid, en Trebur; y una semana más tarde ya estaba realizando pruebas en el desierto. La edición 2018 del Dakar sirvió como banco de pruebas para este nuevo concepto del buggy de MINI, mientras que para la creación de la versión 2019, Sainz ha aportado toda su experiencia.

MINI de Carlos Sainz Dakar 2019

¿Cómo se fabrica el MINI de Carlos Sainz para el Dakar 2019?

Basado en un chasis multitubular desarrollado en base a la normativa T1 Dakar y cumpliendo con las estrictas normas de seguridad de la FIA, cada chasis del MINI John Cooper Works (prueba) para el Dakar es fabricado por CP Autosport, un reputado especialista alemán que también construye las jaulas de seguridad de los coches del DTM o el sistema Halo de la Fórmula 1.

Una vez recibidos los bastidores, el equipo los envía a Faster, en Francia, donde se unen a las carrocerías de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) y Kevlar. A la aerodinámica carrocería, desarrollada en estrecha colaboración con el departamento de diseño de MINI, se le comienza a aplicar diferentes elementos de aislamiento y los depósitos de combustible. El motor, que está basado en el propulsor de producción BMW 50d, pero modificado para cumplir con las exigencias de los rallyes off-road, es el siguiente en instalarse en el chasis.

MINI de Carlos Sainz Dakar 2019

Cada motor se monta a mano en BMW Steyr y se emplean piezas de serie que se calibran antes del montaje para un perfecto equilibro de pesos. A continuación, llega la caja de cambios secuencial de seis velocidades, desarrollada junto a los especialistas de X-Trac para ser reemplazada o revisada sin necesidad de desmontarla y con fácil accesibilidad, al igual que muchos de los elementos internos y de sellado (para soportar la arena del Dakar) del vehículo.

Sobre esta base ya se puede empezar a trabajar en el montaje de los trenes de rodaje, con dirección, transmisiones, suspensiones y frenos. El MINI de Carlos Sainz emplea una suspensión con enormes recorridos (limitados por reglamento) y robustos brazos, muelles y amortiguadores. Después se instalan los radiadores y sistemas hidráulicos, el cableado y los sistemas eléctricos. Por último, se va completando el habitáculo, con todos los elementos y la instrumentación necesarios, un montaje que finaliza con la llegada de los asientos especialmente desarrollados.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.