¿Cómo de romántico puede ser un vehículo? Si algo nos ha enseñado el cine es que a cualquier artículo se le puede dar un uso romántico. Desde un aro de cebolla a modo de anillo de pedida hasta... sí, un automóvil. Por eso en este artículo te contamos cuáles son los perfectos coches para San Valentín. Una lista de los modelos más románticos que nos han conquistado a través del séptimo arte.

Porsche 911

El primero de los coches para San Valentín que hemos seleccionado para esta lista es algo extraño, y quizá no te suene. De hecho, la escena que puedes ver en el vídeo superior con un (prueba) Porsche 911 en la película True Romance de principios de los '90 es algo atípica.

Dos de sus protagonistas se enzarzan en una escena típica de pareja cuando la policía les avisa de que deben parar el coche. El final es cuanto menos sorprendente. ¿Lo más interesante? Para nosotros, la versión especial Flachbau del 'nueveonce', una versión limitada con faros escamoteables.

Saab 900 XS

coches para San Valentín

Las comedias románticas son las películas típicas de San Valentín. Por eso hemos elegido uno de los modelos que sale en Love Actually, una de las grandes de este género y en la que podemos admirar a uno de los vehículos más populares lanzados por la marca escandinava Saab.

La historia de cómo Valentino Rossi casi se convierte en piloto de F1 con Ferrari

Se trata de un Saab 900 que perteneció a Colin Firth en dicha película. Una berlina que casaba a la perfección con su personaje, al que le faltaba confianza en sí mismo y quien no llamaba mucho la atención.

Chevrolet Bel Air

Los Chevrolet son muy populares en las películas americanas, y un Bel Air Sport Coupe del año 1957 no se puede pasar por alto. Fue el coche que condujo el malogrado Patrick Swayze interpretando a Johnny Castle en Dirty Dancing.

Era uno de los vehículos más populares de su época. De hecho, también se le vio en otros largometrajes como American Graffiti o Losin it. Una de las escenas más impactantes es en la que Swayze se ve obligado a romper la ventanila trasera para pasear junto a Jennifer Grey en este modelo tan icónico.

Lotus Esprit SE

Lotus es una marca muy característica, una firma de coches deportivos con muchísima personalidad en donde lo más importante es que pesen poco para ofrecer las máximas sensaciones. Siempre ha sido así, y el Esprit SE que aparece en la película Pretty Woman no es una excepción.

Fabricantes como Porsche o Ferrari no apostaban por el cine en aquella época y la marca británica vio una gran oportunidad de acercarse al gran público a través del cine. De hecho, sus ventas aumentaron notablemente tras ser conducido por Richard Gere en Hollywood Boulevard... con Julia Roberts de acompañante.

Mercedes 280 SE Cabrio

Renée Zellweger y Hugh Grant son los grandes protagonistas de El diario de Bridget Jones, otra película romanticona en la que sale un modelo espectacular: por eso hemos incluido al 280 SE Cabrio de 1969 en esta lista de los coches para San Valentín. Un vehículo que merece ser recordado.

Este clásico de Mercedes aparece en el largometraje en un color azul muy atractivo y con un propulsor con el que alcanzaba los 185 km/h de velocidad punta gracias a sus 170 CV de potencia. Un automóvil que muchos desearíamos tener en nuestro garaje.

Renault Type CB Coupe de Ville

coches para San Valentín

Una de las películas de amor que más han marcado no solo a una, sino a varias generaciones, ha sido Titanic. Una producción que sigue teniendo adeptos a día de hoy a pesar de que se estrenó hace ya más de 25 años. Y uno de sus grandes protagonistas es este Renault clásico.

8 coches deportivos de segunda mano por menos de 30.000 euros

Al menos aquellos a los que nos gustan los coches lo recordamos con cariño, pues se trata del vehículo en cuyo asiento trasero un jovencísimo Leonardo Di Caprio interpretando a Jack Dawson consuma su historia de amor con Rose.

Porsche 911

El último de los coches para San Valentín que hemos elegido en esta lista nos parece también el más especial. Y no es solo porque el (prueba) Porsche 911 sea un deportivo que nos guste sobremanera. Ni tampoco porque se trate del único vehículo que ha repetido en este ranking. No solo por marca, sino también por modelo.

Es, sin duda, porque no es uno 'de verdad'. Se trata de la producción Cars en su escena más romántica. Cuando estos coches digitalizados como dibujos que compiten en NASCAR nos enamoran a través de la pasión que siente Rayo McQueen paseando con Sally por el desierto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.