La transición hacia la movilidad eléctrica parece un hecho al menos en Europa, donde ya se ha confirmado la prohibición de los coches de gasolina y diésel a partir de 2035. Sin embargo, esta fecha límite establecida desde la legislación podría no ser tan realista desde el punto de vista de la producción, algo que han manifestado varios fabricantes. El último en pronunciarse ha sido Stellantis, que ha sido bastante tajante: si no baja el precio de los eléctricos, el mercado puede colapsar.

Así lo recoge Bloomberg, que señala que ha sido Arnaud Deboeuf, Director de Manufactura del grupo, el que ha emitido tan meridianas declaraciones en la planta que Stellantis tiene en Tremery, en Francia.

7 coches eléctricos desconocidos que deberías conocer

Ha señalado, además, que su objetivo como grupo es conseguir reducir el coste de producción de sus automóviles eléctricos en un 40% para cuando llegue 2030, algo que intentarán conseguir tanto con la manufactura propia de muchos componentes como exigiendo a los terceros que les suministran piezas que ajusten sus precios.

Admite, eso sí, que es algo que va a suponer todo un desafío y, sobre el asunto, también se ha pronunciado Walter Tavares.

El CEO de Stellantis ha señalado que aquellos que establecen las leyes no parecen tener en cuenta ni importarles si los fabricantes cuentan con las materias primas como para poder dar el salto a los coches eléctricos en exclusiva.

Estos son los interiores de coches eléctricos más sorprendentes

Concreta que el aumento de demanda de baterías que se producirá entre 2024 y 2027, periodo para el que las empresas europeas todavía no tendrán tanta capacidad de producción, podría ponerlas en riesgo mientras que beneficiará a los productores asiáticos.

Stellantis, por su parte, está haciendo todo lo posible para intentar evitarlo. Por un lado, contemplan la instalación de parques solares para conseguir energía limpia y barata que utilizar en el caso de que se interrumpa el suministro debido a la invasión rusa de Ucrania. Por otro, ya se encuentra desarrollando cinco gigafactorías en Europa y Norteamérica que en 2030 tendrán una capacidad de producción de 400 gWh. Y, por último, está sopesando adquirir minas para contar con su propio suministro de materias primas.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.