La firma nipona ha fabricado coches estupendos a lo largo de su dilatada trayectoria. Vehículos que han representado a la perfección la esencia de lo que es un japonés, y que le han dibujado una sonrisa en la cara a más de un orgulloso propietario. Por eso hemos tenido a bien reunir en esta lista los coches deportivos Mazda que más han marcado a las últimas generaciones, o al menos a los que nos han parecido los más destacados.

Mazda MX-5

coches deportivos Mazda

Entre los coches deportivos Mazda a tener en cuenta, quizá el más destacado sea el (prueba) Mazda MX-5 NA. La primera generación del descapotable más vendido de la Historia es característica por su estética simpática y a la vez agresiva, con unos faros escamoteables muy reconocibles.

Un coche que basa su principal atractivo en una dinámica de conducción excepcional. No le hace falta mucha potencia para ser divertido, pues cuenta con diversos atractivos innegables, como son un peso muy bajo, un sistema de propulsión trasera, una caja de cambios estupenda y unos fiables motores atmosféricos a los que da gusto subir de vueltas.

Mazda Cosmo Sport

coches deportivos Mazda

Puede que te sorprenda, o puede que no, pero el Mazda Cosmo Sport fue el primer modelo de la historia de la marca japonesa en instalar un motor rotativo bajo su capó. El conocido Wankel. Llegó al mercado a mediados de la década de los '60, y contaba con una configuración interior de dos plazas.

7 coches deportivos manuales que aún puedes comprar nuevos

Eso sí, a pesar de tratarse de un deportivo exhibía un diseño muy elegante y distinguido para la época. Quizá por eso, o por sus 130 CV de potencia, era el vehículo de representación de la compañía. También era innovador por ingeniería, y su nombre viene dado por la visión de futuro que Mazda le daba a su propulsor.

Mazda 6 MPS

coches deportivos Mazda

Hace unos años, las berlinas deportivas estuvieron muy de moda. Pocos fabricantes no disponían de una en su catálogo. Y en el caso de los nipones, ofrecían el maravilloso Mazda 6 MPS a todo aquel que quisiera lo que se conoce como un 'sleeper', o un lobo con piel de cordero.

Un sedán bastante radical que no lo aparentaba demasiado, aunque su diseño era específico por paragolpes, llantas o salidas de escape, entre otros. Ahora bien, lo realmente interesante era su tracción a las cuatro ruedas y un motor de cuatro cilindros y 260 CV de potencia con el que tardaba 6,6 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h.

Mazda 323 GTR

coches deportivos Mazda

A principios de la década de los '90 Mazda nos presentó a la variante más radical y deportiva del 323, su modelo compacto de la época. Tenía una estética de rally que probablemente buscase enamorar a todos los entusiastas de coches como el Lancia Delta. Lo cierto es que lucía espectacular, con unos paragolpes que ensanchaban mucho el conjunto.

Pero este modelo no se quedaba únicamente en su apariencia, ya que bajo su capó contaba con un bloque de gasolina con mucho nervio. Un motor de 1,8 litros y cuatro cilindros con 185 CV de potencia que iban directamente a las cuatro ruedas gracias a su sistema de tracción total. No hay muchas unidades en España.

Mazda RX-7

coches deportivos Mazda

Es imposible hacer un ranking de coches deportivos Mazda y no meter al RX-7 entre los elegidos. Un coupé con un aspecto increíble (y muy noventero) cuya primera generación fue lanzada al mercado a finales de la década de los '70, y que duró a la venta hasta el año 2002. Una larga trayectoria.

No obstante, la entrega más aclamada fue la que ves en la foto, la tercera. Uno de los mayores iconos de la cultura del 'drift' y que cuenta con la variante más potente de este modelo, al menos de serie: su motor rotativo Wankel de 1,3 litros de cilindrada erogaba hasta 280 CV de potencia.

Mazda RX-8

coches deportivos Mazda

De sustituir al modelo anterior, el Mazda RX-7, se encargó... efectivamente, el RX-8. En la marca de Hiroshima debieron pensar que era de cajón. Pero nada más lejos de la realidad: este deportivo fue completamente revolucionario. Para empezar, mira su apertura de puertas de tipo 'suicida'.

Los mejores deportivos Toyota de la Historia

Además, en su interior contaba con cuatro plazas reales, de verdad. Algo difícil de ver en un coche deportivo. Su propulsor era rotativo y entregaba una potencia ligeramente superior a los 230 CV. Eso sí, necesita especial atención con el consumo de aceite. Pero es muy placentero de utilizar y subir de vueltas, y tiene un sonido espectacular.

Mazda MX-5

coches deportivos Mazda

El último de los coches deportivos Mazda que deberías recordar es... el (prueba) Mazda MX-5. Sí, otra vez el mismo modelo. Pero es que no solo es demasiado importante para la historia de la compañía, sino que la cuarta generación será el último que mantenga la 'pureza' de su motor atmosférico.

Sigue fiel a sus principios, con una filosofía de bajo peso y mucha diversión. Eso sí, ahora tiene hasta 184 CV de potencia. Su cambio manual es sobresaliente y su sucesor, al cual se le espera para mediados de esta década, llegará con hibridación y con mayor complejidad mecánica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.