Mantener vivos coches clásicos es una tarea loable, pero todavía más si se lleva a cabo con modelos icónicos de la historia de la automoción. El Porsche 959 S es uno de ellos y, además, hablamos del ejemplar Nick Heidfeld, expiloto de Fórmula 1. Porsche Classic lo ha devuelto a su mejor estado de forma.

El 959 fue un modelo muy avanzado a su tiempo y también muy exclusivo, pues solo se fabricaron 292 ejemplares. Pero, como siempre puede rizarse el rizo, se creó la versión Sport, todavía más especial y de la que solo vieron la luz 29 unidades.

9 curiosidades del Porsche 959 que (casi) seguro no sabías

Montaba el mismo motor bóxer de seis cilindros del modelo base, pero con turbocompresores más grandes que funcionaban con una mayor presión de sobrealimentación y le permitían alcanzar los 515 CV, en vez de los 450 CV del “normal”. Asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades y a un sistema de tracción integral, aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y tenía una velocidad punta de 339 km/h.

Porsche 959 S Nick Heidfeld

Heidfeld tiene uno de los pocos 959 S fabricados, con un kilometraje aceptable de 4.183 kilómetros, pero aún así lo llevó a Porsche Classic en verano de 2017 para que lo pusieran a punto.

Uwe Makrutzki, Director de Restauración de Fábrica de Porsche Classic, explica: “Si un coche tan innovador desde el punto de vista tecnológico no se conduce con regularidad, los daños por estar parado son inevitables. Hay que revisar completamente el sistema de propulsión y el chasis. La experiencia ha demostrado que cualquier intento de ahorrar trabajo acaba dando problemas al final”.

Porsche 959 S Nick Heidfeld

Además, apunta que “recorrer unos 100 kilómetros por distintos tipos de vías al menos una vez al mes protege de los daños debidos a la inmovilidad. También lo han corroborado los comentarios de nuestros clientes”.

Por su parte, el expiloto de Fórmula 1 declara: “He tenido el privilegio de conducir muchos coches de altas prestaciones, pero esta leyenda de la alta tecnología es algo especial para mí. A finales de los años 80, era un adolescente aficionado a los coches y para mí este Porsche siempre fue extraordinario. En aquella época, el 959 era el coche de producción más rápido del mundo y, con diferencia, el más avanzado. Por eso, incluso hoy, no se conduce como un coche de hace 30 años, sino como un vehículo mucho más moderno”.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.