Un tweet de uno de los presentadores del programa Top Gear ha agitado las redes sociales y las ha convertido en una especie de agencia de investigación. Chris Harris ha abierto el debate sobre los influencers de coches y algunas de sus prácticas después de que uno de estos perfiles hiciera una propuesta (indecente para muchos) para modificar su Toyota GR Yaris (prueba).

Vídeo: un Toyota GR Yaris modificado supera el récord del GT-R Nismo en Tsukuba

Explicaba Chris Harris desde su cuenta personal que un influencer había propuesto a su amigo Ian Litchfield, de la empresa de tuning Litchfield Motors, la oportunidad de instalar una nueva suspensión en el Toyota GR Yaris. El fabricante no sólo tendría que proporcionar el sistema, también tendría que acarrear con los gastos que supone contratar la imagen de esta persona: 28.455 euros… más comisión.

El presentador de Top Gear no desveló la identidad de este influencer, sólo dijo que “él sabe quién es” y que puede que algún día revele su nombre. Sabiendo que se trata de un chico, Twitter se convirtió en una improvisada investigación con el objetivo de adivinar quién era. Teniendo en cuenta que el Toyota GR Yaris es uno de los modelos más de moda, eran varios los candidatos que parecían cumplir con los requisitos.

Primeros candidatos

Un usuario apuntó a Shmee150, un ‘vlogger’ y ‘youtuber’ británico. No obstante, Marc Rutten, uno de los miembros de su equipo, salió al paso para desmentir esa información: “Nunca plantearíamos tal cosa”. De paso, aludió a alguien llamado James señalándole por haber robado la idea del Proyecto Red RS que Shmee llevó a cabo con su Ford Focus para trasladar ese mismo concepto a su Toyota GR Yaris.

Toyota GR Yaris

 

Aunque el tweet de Marc Rutten no dio más información ni etiquetó a nadie, las redes sociales no tardaron en señalar a otro ‘youtuber’: James William Walker, también conocido como Sr. JWW. El cofundador de ‘The Production Bunker’ se describe así mismo como redactor del ‘The Sunday Times’ y presentador de varios canales que van desde la Fórmula E hasta lanzamientos y anuncios. Su canal tiene más de 600.000 suscriptores y su Instagram atesora 350.000 seguidores.

El testimonio de Ian Litchfield

Un par de días después de haber publicado el tweet, Chris Harris invitó a Ian Litchfield a participar en el podcast que lleva a cabo junto a Edward Lovett. En él repasaron algunos de los puntos del incidente, mientras comentaban su postura al respecto y analizaban si el propio presentador de Top Gear se había quedado fuera de esta era moderna del marketing de ‘influencers’. Ian Litchfield, por su parte, recordó que es un pequeño fabricante de repuestos independiente con márgenes estrechos y explicó que la propuesta llegó a través de una llamada en la que le propusieron la colaboración pagada con las cifras antes mencionadas.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.