Los “chalecos amarillos” continuan con su cruzada contra Emmanuel Macron. Esta guerra contra el Gobierno, desencadenada a raíz de la subida de los impuestos de los carburantes, sigue causando el caos en muchas ciudades francesas, especialmente en París.

Este heterogéneo grupo no organizado permanece en “cólera”, como manifestó Macron, debido a los problemas relacionados con el poder adquisitivo y el nivel de vida. Por este motivo, los “chalecos amarillos” han fijado como sus miras, entre otras muchas, las tiendas de artículos de lujo.

París prohíbe la circulación a coches diésel anteriores a 1997

Además del comercio, los coches de lujo también son uno de sus objetivos. Como podrás ver en estos vídeos, estos manifestantes destrozan y vuelcan en París un Porsche 911. En la misma ciudad, un Mercedes-AMG GT S (prueba) también sufre la ira de este movimiento. Ni si quiera un Range Rover Sport con matrícula diplomática se libra de él.

No es la primera vez que los automóviles son los afectados por los actos vandálicos. Todas las Navidades son incendiados multitud de ellos; el año pasado la cifra ascendió a 650 coches.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.