Acaban de introducir un nuevo superdeportivo que llega dispuesto a desafiar a los modelos más poderosos y rápidos del momento, a coches como el McLaren Senna. Nos referimos al nuevo Brabham BT62, el primer automóvil de Brabham Automotive, firma dirigida por el expiloto de Fórmula 1 y campeón de las 24 Horas de Le Mans David Brabham, uno de los hijos del legendario Jack Brabham.

A subasta este Brabham BT23-5 de 1967 de Jochen Rindt

Al igual que sucede con el McLaren Senna GTR, el Brabham BT62 es un superdeportivo para uso exclusivo en circuito, es decir, no está homologado para ser matriculado y por tanto, ser utilizado legalmente por la vía pública. Dicho esto, entenderás que los diseñadores e ingenieros de Brabham Automotive hayan buscado los límites, creando un vehículo capaz de generar una carga aerodinámica superior a la de su propio peso.

Porque con una masa de tan solo 972 kg, el Brabham BT62 es capaz de producir hasta 1.200 kg de carga aerodinámica. Esto quiere decir que teóricamente podría ser conducido boca abajo a cierta velocidad. Y gracias a su motor 5.4 V8 atmosférico, seguro que no le cuesta ir muy rápido, pues es capaz de producir una potencia máxima de 700 CV y 667 Nm de par motor.

Esto deja la relación entre peso y potencia en unos increíbles 720 CV por tonelada, cifra que supera con margen a la del mencionado McLaren Senna (660 CV por tonelada). Brabham Automotive espera que el nuevo BT62 contribuya a lograr el objetivo de participar en Le Mans y tiene un precio de venta recomendado de un millón de libras esterlinas antes de impuestos u opciones (el equivalente a 1,13 millones de euros).

Su intención es construir 70 unidades del Brabham BT62. Cada una de ellas cuenta con un rígido chasis de fibra de carbono, material que también se ha empleado para dar forma a su carrocería. Su habitáculo es muy parecido al de un bólido de competición, con gran parte de los controles ubicados en el volante. Desde este elemento también se maneja la caja de cambios secuencial de seis velocidades fabricada por los especialistas de Holinger.

El BT62 mide 4.460 mm de largo, 1.950 de ancho y tiene una distancia entre ejes de 2.695 mm. El coche monta de serie unas llantas de 18 pulgadas calzadas con neumáticos Michelin de competición, tras las que se esconde un conjunto de frenos de carbono de Brembo. También viene equipado con arneses de seguridad de seis puntos para conductor y copiloto, un depósito de 125 litros con boca para llenado rápido o un sistema de gatos neumáticos integrados para elevar el coche.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.