BMW restaura el 507 que perteneció a Elvis Presley

¿Quieres ver el resultado de la restauración el BMW 507 de Elvis Presley que ha realizado BMW? La firma alemana publica las primeras imágenes oficiales del icónico descapotable una vez ha finalizado el largo proceso que comenzó en 2014 cuando el coche llegó a las instalaciones de BMW en Múnich en unas condiciones francamente lamentables, pues el BMW 507 había permanecido almacenado en un depósito prácticamente desde 1968 hasta que salió de su letargo en 2014.

No te pierdas: Sale a la venta el Cadillac de 1968 de Elvis Presley

En aquel momento, su propietario, Jack Castor, un coleccionista que adquirió el BMW 507 de Elvis Presley en 1968, no estaba seguro de que se tratara de la misma unidad que fue propiedad dela famosa estrella estadounidense. Sin embargo, con el tiempo, descubrió un artículo en una revista en el que hablaban del BMW de Elvis y, pensando que quizá podría ser su unidad, Castor escribió a la autora de la publicación para comentárselo e invitarla a que se acercara a verlo.

BMW 507 Elvis Presley (23)

Tras unos minutos retirando trastos y las cuerdas que amarraban el capó (fíjate en las fotografías que hay al final de la galería para ver cómo estaba cuando lo encontraron), Jackie Jouret y Jack Castor dieron con el número de chasis: 70079. Posteriormente, profundas investigaciones han demostrado que esa es la unidad de este modelo de BMW que fue de Elvis Presley. A partir de este momento comenzó el proyecto que ahora ha finalizado con esta logradísima restauración del descapotable, un coche que ahora pertenece a BMW Group Classic.

BMW 507 Elvis Presley (9)

Elvis Presley compró este BMW 507 cuando cumplía el servicio militar obligatorio en  Bad Nauheim (Alemania Occidental). Lo hizo tras enamorarse de otra unidad que vio mientras era pilotada por Hans Stuck en el Autodrome de Linas-Montlhéry. Aunque el deportivo era originalmente blanco, Elvis decidió pintarlo de rojo. Cuando finalizó el servicio militar, se cree que mandó el coche a Estados Unidos, pues fue ahí donde finalmente acabó.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here