Instalan un badén en plena M-40

La noche del pasado jueves, cuando regresaba a casa tras un evento de Lexus celebrado en las afueras de Madrid, me crucé con una zona en obras en una de las carreteras de circunvalación que rodean la capital. Lo que no podía imaginar en aquel momento es que esas obras se debían a la instalación de un badén en plena M-40, un resalto que ocupa dos de los tres carriles que tiene la vía en ese sentido y que obliga a los usuarios a reducir la velocidad considerablemente.

No te pierdas: Los resaltos incrementan la contaminación

El resalto de la M-40 está colocado en el kilómetro 51 en sentido creciente, justo antes de pasar el último de los túneles del Pardo. Lo han instalado sobre una de las juntas de dilatación de un puente, lo que hace pensar que se trata de una solución provisional hasta que reparen una posible incidencia en la infraestructura, aunque el Ministerio de Fomento, responsable de esta carretera, no se ha pronunciado al respecto por el momento.

badén-M-40 (2)

La zona en la que está situado el badén de la M-40 está marcada como de obra, con señalización especial que indica a los conductores que deben disminuir la velocidad, primero a 80 km/h y más adelante, justo antes de llegar al resalto, a 60 km/h (la M-40 está limitada a 100 km/h). Sin embargo, eso no impide que muchos conductores se lleven una sorpresa al llegar al badén, frenando de golpe bruscamente o cambiando de carril para evitar el resalto.

Fotos: Autobild.es

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here