Aunque aún no tenemos las cifras oficiales del pasado año, estos son los coches más robados en 2017. La sustracción de vehículos es un tipo de delito que aumenta considerablemente año tras año. Un estudio llevado a cabo por Auto Express ha sacado a la luz que en el Reino Unido (donde se ha realizado) se ha registrado un aumento preocupante del número de robos de coches de casi el 50% con respecto a las cifras del ejercicio anterior.

¿Cómo evitar que los hackers tomen el control de tu coche?

Según este estudio, cerca del 48,7% de los vehículos fueron registrados como robados en Gran Bretaña entre 2017 y 2018. Esta preocupante cifra dejó, entre el 6 de abril de 2017 y el 5 de abril de 2018 (el año financiero británico) un total de 111.999 coches robados, cifra que contrasta con los 75.308 vehículos sustraídos en 2013-2014. Estas cifras equivalen a un coche robado cada cinco minutos.

Acceso y arranque sin llave, principal punto débil en los robos de coches

Durante los últimos años se ha registrado una nueva modalidad de robos de coches, los denominados ‘relay theft’ o ‘robo de relevo’. Para llevar a cabo este método se necesitan dos ladrones, uno que se queda junto al coche y otro trata de localizar la señal de la llave original del vehículo junto a la vivienda, equipado de un localizador de frecuencia que aumenta la señal y la envía a un receptor que lleva el ladrón que se encuentra junto al coche. Una vez identificada esta señal, este dispositivo hace creer al coche que la llave está cerca y desbloquea las puertas. Basta con repetir el proceso una vez más para arrancar el motor.

Esta tecnología, muy común en los vehículos modernos, permite que accedamos y arranquemos el vehículo sin necesidad de utilizar la llave. Los coches están equipados con un radar de proximidad que se encarga de localizar la señal que emite la llave en un rango cercano de alrededor de un metro. El proceso se repite a la hora de arrancar el coche, ya que basta con pisar el embrague (o freno si es automático) y presionar el botón de arranque para iniciar el motor.

Una vez es robado el coche, éste suele esconderse en algún camión o almacén oculto donde es desmontado por piezas para venderlas a través de Internet como recambios usados. Este lucrativo mercado negro de componentes de automóviles robados mueve millones de euros cada año. Una solución para evitar este tipo de ‘robos de relevo’ sería dejar la llave del vehículo en un punto central de la casa o en lo que es conocido como una Jaula de Faraday. El congelador es un buen lugar donde guardarla también (descubre porqué).

Fuente: Auto Express, CarThrottle

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.