Con el comienzo de abril, Audi ha dejado de vender coches diésel en los Países Bajos. El principal motivo que alega la marca de los cuatro aros para llevar a cabo dicho movimiento es la baja demanda que tienen las versiones de gasóleo, así que ya no los venderá más.

VÍDEO: vuelta al Jarama con un Audi R8 en los cursos Audi driving experience

Habrá que ver si esta decisión no se replica en otros mercados, puesto que aunque Audi mantiene sus motores térmicos en la gama (en muchos modelos apoyados por sistemas eléctricos de diversos tipos), el fabricante ya anunció que en 2025 lanzará su último coche nuevo con bloques de combustión, así como que 2033 será el año en el que deje de comercializar vehículos térmicos (aunque la excepción podría ser China si el mercado todavía presenta una fuerte demanda de modelos de gasolina).

De esta manera, la oferta mecánica de Audi en los Países Bajos va a quedar conformada por motores de gasolina, éstos pero con tecnología microhíbrida, versiones híbridas enchufables y sistemas 100% eléctricos.

PRUEBA: Audi RS 3 Sedán 2022

Estos últimos son los que irán ganando más y más peso dentro del mix de la firma, como han ido dejando claro los lanzamientos más recientes, pero lo lógico sería que los propulsores de gasolina tradicionales todavía aguanten bastante años, puesto que dado que el nuevo superdeportivo de la compañía será eléctrico, lo normal es que el Audi R8, con su bloque 5.2 V10, alargue su vida útil lo máximo posible.

Algo similar ocurrirá con las mecánicas de los RS, valga como ejemplo el bloque 2.5 de cinco cilindros en línea que montan actualmente modelos como el RS3 o el RS Q3, puesto que se presentó hace relativamente poco, así que todavía le queda bastante tiempo de su ciclo de comercialización.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.