En 1988, Audi se propuso batir los récords de velocidad que tenían los prototipos C111 diésel de Mercedes desde 1978 y seleccionó tres Audi 200 convenientemente preparados, bajo la dirección de Ferdinand Piëch, director ejecutivo de la marca entonces. Ahora sale a la venta en Bonhams la única unidad que ha sobrevivido, este Audi 200 Turbo Quattro de 1988.

Venden un impecable Audi S3 de 2001 con 80.000 kilómetros

El coche fue equipado con un kit estético de Kevlar que mejoraba la aerodinámica, que lograba un coeficiente de 0,27 y con paneles de aluminio en el techo y las puertas. Estaba animado por un motor de cinco cilindros de 2.2 litros turboalimentado y con catalizador, que entregaba 650 CV. De los tres prototipos, dos tenían 20 válvulas, pero uno, este de aquí, tenía 25 válvulas, lo que le añade un plus de exclusividad.

A la venta este exclusivo Audi 200 Turbo Quattro de 1988

Audi 200 Turbo Quattro

Los técnicos de Audi eligieron la pista italiana de Nardó para superar los dos récords que había conseguido el Mercedes C111, en 500 y 1.000 kilómetros, alcanzando los 320,78 km/h y 318,30 km/h, respectivamente. El sistema de tracción integral Quattro de Audi ya había destacado en los rallyes y el objetivo ahora era demostrar su capacidad de soportar esfuerzos sostenidos a gran velocidad en la carretera.

Vídeo: el Audi S3 2021 rindiendo a pleno pulmón en la Autobahn

Para la prueba, los ingenieros instalaron un depósito de 340 litros para reducir las paradas de repostaje, que requerían 25 segundos para llenar el tanque con un sistema de llenado rápido de tipo aéreo. Igualmente, para ahorrar tiempo en los cambios de neumáticos, incluyeron un sistema para fijar las ruedas con una sola tuerca, que se apretaba y aflojaba mediante una herramienta hidráulica. También incluyeron un sistema de control de presión de las gomas.

Dos récords de velocidad

Audi 200 Turbo Quattro

Los tres prototipos batieron dos récords de velocidad:324, 509 km/h en la prueba de 500 kilómetros y 326, 403 km/h en la de 1.000 kilómetros. Por desgracia, un pinchazo en uno de los prototipos (chasis nº N6000/2) provocó un accidente y obligó a cancelar la prueba. Posteriormente, Audi vendió los tres coches, dos fueron destruidos y uno, el que ves aquí, correspondiente al chasis número 1, es el único que ha sobrevivido.

Uno de los pilotos de estos récords, el Doctor Siegfried, llamado ‘Sigi’ Brunn y conocido como ‘el dentista más rápido de Alemania’, llegó a circular a una media de 350 km/h después de sólo tres vueltas de calentamiento y compró el coche a Audi. Más tarde, lo vendió al propietario actual. Algunas piezas de recambio, como ruedas, elementos de carrocería y suspensión, se ofrecen aparte. El coche está inmovilizado desde 1990 y es uno de los modelos más importantes de la historia de la marca alemana. El precio oscila entre los 300.000 y 500.000 euros.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.