Una de esas cosas que se suelen decir y que, extrañamente, además son ciertas, es que el coche es uno de los sitios más seguros para vivir una tormenta eléctrica. Por el efecto conocido como ‘jaula de Faraday’, en caso de que una descarga nos alcance, la carrocería conduce la electricidad hacia el suelo, sin que pase al habitáculo (si está cerrado). Por lo que no nos dañará a nosotros. Pero el propio vehículo (y sobre todo su electrónica), puede quedar lo que se dice ‘frito’. ¿Cómo más o menos? Pues justo acaban de aparecer unas fotos que ilustran cómo se funde el interior de un coche si le cae un rayo encima.

Se trata, concretamente, de una pick-up Ford Super Duty, que sufrió el impacto en el estado de Míchigan (EEUU), mientras estaba aparcada fuera de un concesionario. Vista desde el exterior, se diría que simplemente tiene el parabrisas roto. Pero por dentro la situación es bastante peor.

Coche rayo 5

El propio parabrisas ha quedado bien renegrido por el suceso, y los plásticos del techo y el salpicadero se han achicharrado. Incluido el parasol del copiloto, que aparentemente se ha convertido en un gran tizón. Aunque la peor parte se la lleva la consola central, que ahora está separada de la guantera por unos buenos centímetros. Justo en ese hueco pende una cascada de plástico y cables fundidos.

Eric Wilkinson, la persona que subió las fotos a Facebook, apunta que nadie se encontraba dentro del automóvil cuando cayó el rayo. Aunque, si así hubiera sido, lo normal es que no les hubiera sucedido gran cosa, a menos que en ese preciso momento estuvieran tocando elementos metálicos o la radio, por ejemplo. Como se ve en las imágenes, no es una buena idea.

coche rayo 4

Lo que ya es más peligroso es que el coche se esté moviendo en ese momento. Porque, si los sistemas principales se ‘fríen’, puede que el rayo no nos hiera, pero que suframos un grave accidente por su culpa. Y es que en un fenómeno de estas características puede tener una tensión de 300 millones de voltios y alcanzar temperaturas de 30.000 grados.

Recientemente, hemos visto un suceso aún más curioso que este, en el que un rayo levantó un trozo del pavimento en una carretera estadounidense, que fue a parar contra otra furgoneta pick-up de Ford. Y, todo hay que decirlo, la versión eléctrica de la F-150 se llama Lightning (rayo en inglés). ¿Estamos ante un caso de mal fario? Habrá que esperar a reunir más evidencias, pero lo mismo es hora de que en Dearborn se planteen cambiar a F-150e, o algo más normal.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.