Uno de los dilemas a la hora de comprar un vehículo es el color. Hoy, las marcas ofrecen una paleta de colores muy variada, desde tonos más tradicionales hasta otros más llamativos, según las tendencias del momento. Pero ¿alguna vez te has parado a pensar si puede influir en el valor futuro del coche? Así afecta el color a la depreciación de un coche en tres años, según un estudio de iSeeCars.com

iSeeCars es una plataforma online estadounidense de venta de automóviles y también se dedica a realizar estudios relacionados con el sector del automóvil y el mercado. Según un análisis reciente, el color de un automóvil puede ayudar o perjudicar en su valor a futuro. Para llegar a esta conclusión, ha comparado los precios de más de 650.000 vehículos usados de 2019 y comprados entre agosto de 2021 y mayo de 2022 y determinó la tasa de promedio de depreciación según el color.

Así afecta el color a la depreciación de un coche en tres años

color a la depreciación de un coche

Karl Brauer, analista ejecutivo de iSeeCars, afirma que “el color es una de las principales consideraciones, una vez que se elige la marca y el modelo del vehículo. La depreciación es el mayor coste de propiedad del vehículo, por tanto, los compradores deben tenerlo en cuenta a la hora de elegir el color, sobre todo, si planean vender el coche en el futuro”.

Como se ve en la clasificación, el amarillo es el color que menos deprecia el valor del coche, con un 70% menos que la media: “El amarillo es uno de los colores de menos populares y con la menor cuota de vehículos. Es más común en los modelos deportivos y otros vehículos de bajo volumen que mantienen su valor relativamente bien. Debido a que los coches amarillos son más raros en el mercado de segunda mano, la gente está dispuesta a pagar un plus por ellos”, dijo Brauer.

color a la depreciación de un coche

El naranja ocupa el segundo lugar como el color que mejor mantiene su valor: “Al igual que el amarillo, el naranja comprende una pequeña proporción general del mercado y son más frecuentes en coches deportivos de bajo volumen” señala Brauer. “El naranja es un color tan exclusivo que a menudo es la opción ideal para ediciones especiales, como el Mazda MX-5 30th Anniversariy o el nuevo Toyota GR86 Special Edition, que son vehículos de producción limitada”.

Por su parte, los colores con una mayor depreciación son el dorado y el marrón. También son poco comunes, sin embargo, como explica Brauer, “la rareza no es los único que se mide. Si un color no es elegido lo suficiente por compradores de coches usados, eso daña su posterior reventa, aunque sea un color poco común, como el amarillo y naranja”.

Empleados de Ford pintan por error un Ford Mustang Mach-E de color rosa

En cambio, los colores blanco, negro, gris y plata son muy populares y deprecian mucho más el valor futuro del coche. Exactamente, en una cifra muy cercana a la media: “Muchos consumidores eligen estos colores no porque les gusten, sino porque asumen que todos los demás lo hacen. Debido a que estos son los colores más comunes, no son escasos, y la elección de estos colores no ayudará ni perjudicará mucho al valor de una posterior venta”.

Depreciación por segmentos en el segmento SUV

color a la depreciación de un coche

Como ocurría en la lista general, los colores llamativos y poco comunes son los que tienen una menor depreciación en los SUV, siendo los amarillos los que tienen un mayor valor tres años después de su compra.

Segmento sedán

color a la depreciación de un coche

En este caso, el color morado es el que tiene una menor depreciación, seguido del rojo: Esto vuelve a demostrar que, incluso en segmentos relativamente conservadores, hay demanda de colores llamativos, como el morado o el rojo, y eso proporciona una ventaja en el valor de reventa. El morado es uno de los colores menos comunes en esta categoría”, dijo Brauer.

Segmento descapotable

color a la depreciación de un coche

Aquí, el amarillo vuelve a ser el color que mejor conserva el valor del coche, ya que es una categoría con bajos volúmenes de producción y ventas: “Modelos como el Porsche 911 o el Corvette en amarillo conservan muy bien su valor”, señaló Brauer.

Por el contrario, los colores comunes de la escala de grises tienen la depreciación más alta dentro de este segmento: “Los que compran coches deportivos quieren destacar, por lo que esos colores comunes resultan menos atractivos”, apuntó el analista de iSeeCars.

Depreciación por el color en el segmento coupé

color a la depreciación de un coche

Por último, el segmento de los coupés se compone, en gran parte, de modelos deportivos y otros con aspecto más musculoso. El naranja es un color común para este tipo de vehículos, por tanto, es el que tiene una menor depreciación: “Los deportivos americanos clásicos, como el Camaro o el Mustang, mantienen muy bien su valor, gracias a que muchos tienen un color anaranjado”, sostiene Brauer.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.