Antes de ser el padre de Nico Rosberg, el último campeón alemán más reciente de la Fórmula 1, Keke Rosberg ya sabía lo que era levantar el título. Lo consiguió por derecho propio en 1982 a bordo del Williams FW08 que, ahora, está a la venta.

Vídeo: Nico Rosberg alucina tras ponerse a los mandos del Volkswagen ID.R en Nürburgring

El mundial de aquel año fue un tanto peculiar. Keke Rosberg subió al podio en siete ocasiones, pero sólo estuvo en lo más alto en una de ellas: ¿cómo pudo hacer campeón al Williams? La razón es sencilla: nadie ganó más de dos carreras y él fue el más regular de la parrilla. Y esta no es la única peculiaridad de aquel monoplaza.

Williams FW08

Las particularidades del Williams FW08

El FW08 de Keke Rosberg fue uno de los últimos F1 desarrollados con ‘efecto suelo’ antes de que prohibieran esta tecnología en 1983: antes de la llegada de estas regulaciones estaba entre los coches más rápidos de la competición. A esto hay que añadir que es un gran ejemplo de la filosofía que Williams tenía entonces: cuando todos los equipos ya apostaban por la fibra de carbono y el turbocompresor, ellos siguieron fieles al aluminio y a los motores atmosféricos.

Y esto todavía no es lo más curioso. El Williams FW08 fue diseñado para montar seis ruedas ya que se convirtió en el banco de pruebas del Williams FW08B, un monoplaza que contaba con cuatro ruedas motrices en la parte trasera y dos ruedas no conducidas en la parte delantera. Nunca pudo competir en la Fórmula 1, pero a mediados de los noventa apareció en el Festival de Velocidad de Goodwood.

Williams FW08

De seis a cuatro ruedas

Desafortunadamente, aquel monoplaza con seis ruedas es historia porque el valor de este tipo de coches se basa más en su palmarés que en sus rarezas. El propietario recuperó el diseño de cuatro ruedas antes de venderlo en 2005. Desde entonces ha competido en la serie histórica oficial de la FIA: la Masters Historic F1.

Una historia interesante que ahora está al alcance de los bolsillos más privilegiados puesto que está a la venta en la web del expiloto Sam Hancock. El Williams FW08 espera pacientemente a su próximo comprador con la esperanza de que le devuelva a su efímera gloria de seis ruedas. No hay estimaciones de precio, pero suponemos que no será una misión barata.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.