El Toyota GR86 es un digno integrante de la dinastía de deportivos de Toyota, un modelo que mejora en todo a su predecesor, el GT86. Usable en el día, destaca en cualquier carretera revirada, pero también es un animal de circuito. En las manos adecuadas en un arma más que capaz, como demuestra este vídeo en Nürburgring.

Obra de los compañeros de L’Argus, llevaron al deportivo nipón al Infierno Verde sin más pretensión que la de pasárselo bien, pero debido al tráfico que había en el trazado les ha salido un clip en el que demuestran que el GR86 es capaz de sacar los colores a modelos de mayor rendimiento y pedigrí.

PRUEBA: Toyota GR86 RZ

De los nueve minutos que dura el vídeo, el Toyota solo necesita seis para quitarse de en medio al resto de coches que tiene por delante para encontrarse la pista completamente libre.

La cuestión es que esos automóviles son deportivos de alto nivel. Hablamos de un Nissan GT-R en primer lugar, un Porsche 911 Carrera S y un Lotus Exige, a los que pasa haciendo gala de sus mejores cualidades, llevando a cabo una conducción precisa pero que también deja hueco a la diversión, pues en no pocas curvas va cruzado y se escucha el rechinar de los neumáticos.

El japonés demuestra que no es necesario dejarse una millonada para poder conseguir un coche que sea no solo divertido de conducir, si no también efectivo y preciso.

Por poco más de 30.000 euros el modelo ofrece un motor 2.4 de aspiración natural que desarrolla 234 CV (el Gt86 se quedaba en solo 200) y 250 Nm de par máximo, asociado exclusivamente a una caja de cambios manual de seis velocidades y a un sistema de tracción trasera. Acelera de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos y alcanza una velocidad punta de 226 km/h.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.