Si os gusta la mecánica seguramente sigáis en Youtube algún canal como Engineering Explained (muy recomendable), pero si os gusta algo menos técnico y más “loco”, es Garage 54 a quien hay que suscribirse. ¿Su última hazaña? Cortar un motor por la mitad y que siga funcionando.

Vídeo: así se ve el aceite de un coche a temperaturas de -30ºC

Suena descabellado, de hecho lo es, pero lo cierto es que consiguen que la cosa cuaje. Lo mejor es que no es una idea propia, si no que desde el canal leen las sugerencias que les hacen sus seguidores y se ponen manos a la obra con las que les parecen más divertidas:

Como es habitual en ellos, el vídeo es muy largo y muestra el proceso completo, que sobre el papel es bastante sencillo, simplemente cortar un motor por la mitad, pero que en la realidad es muy complejo, porque hay que llevarlo a cabo de manera que no se dañen los componentes para que una vez terminada la operación pueda seguir operativo.

Siendo rusos, parece lógica la opción de utilizar un motor de Lada para el “invento”, de hecho, los modelos de la marca suelen ser el objeto habitual de los desmadres de la gente del canal.

Vídeo: esto es lo que le pasa a un neumático a 620 km/h

Se trata de un pequeño bloque tetracilíndrico de 64 CV que, tras pasar por la radial, acaba convertido en un bicilíndrico de 32 CV. Lógicamente tienen que hacer unos cuantos ajustes, pero acaba funcionando.

Y, como el primer objetivo ya estaba conseguido, deciden ir un paso más allá y reimplantárselo al Lada para ver si es capaz de moverlo. Si hablásemos de una cirugía estética no estaríamos ante el resultado más bonito (el tubo de escape sale desde el capó), pero lo cierto es que es funcional y, aunque es lento como él solo, consigue llevar al sedán ruso de un lado para otro.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.