Vídeo: Fardier à Vapeur, así era el primer coche de la Historia

Fardier á Vapeur
Foto: Joe deSousa

Aunque el origen del automóvil no está del todo claro, muchos opinan que ese honor corresponde al Benz Patent-Motorwagen de 1886, mientras que otros creen que el primer coche de la Historia se diseñó y fabricó en Estados Unidos; lo cierto es que este hito tuvo lugar más de 100 años antes. Este honor le corresponde a Nicholas-Josef Cugnot y su Fardier à Vapeur de 1769.

Los mejores coches clásicos de la Historia

El Fardier á Vapeur, que en francés significa ‘Buque de Vapor’, fue creado en 1769 como un vehículo motorizado de tres ruedas con el único objetivo de transportar un enorme cañón de guerra al frente bélico. Hasta entonces, esta pesada arma debía trasportarse utilizando caballos, lo que suponía demasiado esfuerzo y recursos, haciendo muy poco eficiente la labor.

Fardier á Vapeur, así era el primer coche de la Historia

Por suerte, Nicholas-Josef Cugnot tuvo una visión y decidió inventar un enorme vehículo motorizado que, sin saberlo, ponía la primera piedra de lo que es hoy la vasta industria del automóvil. Aunque más que un coche era un camión, y había sido diseñado para dar solución al transporte de una mercancía extremadamente pesada. Tenía un diseño de tres ruedas, dos de ellas en la parte trasera, una en la parte delantera-central y una gran caldera al frente que generaba el vapor necesario para que toda la maquinaria funcionara.

A bordo tan solo viajaba un operario que hacía funcionar todo (lo que sería años más tarde un conductor) y varios soldados para controlar y disparar el cañón ubicado en la parte trasera. En cierta medida, aunque era y funcionaba como un camión, también podría ser considerado como la base de los tanques que llegarían décadas más tarde, carros blindados con un gran cañón, enorme capacidad de fuego y gran resistencia a los impactos. Sin embargo, el Fardier á Vapeur no incluía blindaje ni ningún tipo de techo o cubierta que protegiera a las personas que viajaban sobre él.

Un prototipo rudimentario, lento y pesado

Está construido sobre un chasis completamente hecho de madera, así como sus tres ruedas, que son heredadas de los carruajes del siglo XVIII. El resultado fue el primer coche de la Historia, un vehículo de más de dos toneladas de peso y una velocidad máxima de 5 km/h. Además, tampoco tenía volante. En su lugar se ubicaba una especie de timón con el que el conductor dirigía el ‘Buque de Vapor’.

En los albores del automóvil, el Fardier á Vapeur es tan solo un primer prototipo rudimentario de lo que acabarían siendo los coches más de un siglo después, cuando Carl Benz ideó un automóvil pequeño y ligero (y sin cañón) con el que cualquier persona pudiera desplazarse sin complicaciones. Sin embargo, cuando alguien te hable del primer coche de la Historia, recuerda que fue creado por Nicholas-Josef Cugnot en 1769 y, como todo en esa época, tenía un fin bélico. No te pierdas los vídeos.

Foto: Joe deSousa

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.