En Filipinas no se andan con chiquitas en el tema del contrabando: en los últimos años han aumentado los intentos de introducir en el país vehículos de lujo “bajo cuerda”, una práctica contra que las autoridades actúan con mano dura, destrozando el coche en cuestión sin ningún tipo de miramientos, aunque se trate de un Ferrari 360 Spider.

Quizá para dejar el mensaje claro y dar cuenta de la rotunda actitud contra este tipo de maniobras, el proceso se realiza con la prensa delante y con una técnica bastante visual: pasar con una grúa por encima del vehículo en cuestión:

El Ferrari fue declarado como piezas y repuestos cuando intentó meterse en el país el pasado mes de mayo, algo habitual dadas las ventajas fiscales que ello conlleva, como explicó Rey Leonardo Guerrero, Comisario de Aduanas: “El vehículo fue declarado erróneamente como piezas para coches, intentando evitar así el pago de los impuestos correspondientes”.

No es la primera vez que se lleva a cabo una acción de este tipo, y de hecho la operación ordenada en agosto de 2018 por Rodrigo Duarte, Presidente de Filipinas, conllevó las destrucción de nada menos que 68 vehículos importados de manera ilegal, entre los que se encontraban varios BMW, unos cuantos Porsche 911, un Lamborghini Gallardo, un Nissan Skyline…

Llama la atención este curso de acción por parte de las autoridades puesto que en otros países se opta por alternativas más lucrativas, como es la subasta de los bienes incautados, lo que supone una inyección de fondos extra para las arcas del estado.

Fuente de las imágenes: Philippine Star

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.