‘El juego del calamar’ es, probablemente, la serie por excelencia de este 2021. Ha desbancado por completo a cualquier otro contenido que ofrece la plataforma de pago Netflix y ha mantenido pegados a la pantalla a millones de espectadores en todo el planeta. Hoy queremos revelar una interesante curiosidad de la serie que está relacionada directamente con el mundo del automóvil. ¿Sabías que las trágicas protestas en una fábrica de coches a las que se hace referencia en ‘El juego del calamar’ ocurrieron de verdad?

¿Sabías que en ‘Indiana Jones: en busca del arca perdida’ aparece un Honda Civic?

Si no has visto la serie, no te preocupes, no haremos ningún spoiler en este artículo. Sin embargo, queremos revelar una de las curiosidades que esconde este último fenómeno de Netflix. Como bien sabrás, Seong Gi-hun (Lee Jung-jae), nuestro protagonista en la serie, decide participar en el juego para tratar de cambiar su suerte con el premio y así escapar de un pasado en el que la muerte su mejor amigo le sigue atormentando.

Las trágicas protestas en una fábrica de coches a las que se hace referencia en ‘El juego del calamar’ ocurrieron de verdad

Gi-hun revela tras varios capítulos de ‘El juego del calamar’ y algunas pesadillas con su pasado, qué ocurrió realmente en esa fatídica noche. En la serie original se hace referencia a “Dragon Motors”, un fabricante de automóviles de Corea del Sur en el que el protagonista trabajaba años atrás. Gi-hun explica que hubo unas protestas en la planta de producción de esta marca ficticia ante la amenaza de ser despedidos y que su amigo murió delante de sus ojos.

Puede parecer que este detalle tan solo sea parte de la ficción de la serie, una técnica para darle más sentido al personaje y conectar su situación actual con algo que ocurrió tiempo atrás. Sin embargo, los guionistas decidieron basarse en un hecho real para desarrollar esta parte de la historia de Gi-hun.

En ‘El juego del calamar’, el despido, las protestas y la revuelta fueron brutales. En 2009 y en la vida real, sucedió algo similar en Corea del Sur con una fábrica de SsangYong. Estos hechos tuvieron lugar a finales de la década pasada, cuando el fabricante asiático tuvo que cerrar su planta principal en Pyeongtaek, en la provincia de Gyeonggi, a consecuencia de una huelga de sus trabajadores que no aceptaban los planes de SsangYong de eliminar más de 2.600 puestos de trabajo.

En la serie se habla de “Dragon Motors” como la marca en cuya fábrica trabajaba el protagonista -evidentemente no harían mención de una marca comercial como es SsangYong- y donde tuvieron lugar las protestas las que se hace referencia. Lo más curioso es el significado de los caracteres coreanos “쌍용” que representan a SsangYong en su dialecto. Estos caracteres pueden traducirse como ‘par de dragones’ o ‘dragones dobles’.

Una delicada situación que SsangYong pudo revertir

fabrica ssangyong

Durante las protestas, en las que tuvo que intervenir la Policía, falleció un miembro del sindicato de trabajadores por una hemorragia cerebral. En febrero de 2009, SsangYong entró en bancarrota, aunque recibió un salvavidas en forma de plan de reestructuración a finales de ese mismo año. En este período de tiempo, la compañía prometió eliminar 2.646 puestos de trabajo, lo que entonces representaba un tercio de su fuerza laboral.

Tan solo dos años después de declararse en quiebra, Mahinda & Mahindra adquiriría el 75% de las acciones de SsangYong Motors y permitiría que la compañía saliera a flote de nuevo. Por desgracia, la situación del fabricante surcoreano volvió cambiar en 2020 a consecuencia de la crisis sanitaria de la COVID-19. En abril de este año fue puesta bajo administración judicial y actualmente está a la espera de un nuevo inversor que pueda revertir, otra vez, su delicada situación financiera.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.