Hace 50 años, la compañía japonesa presentó al primer integrante de la serie de prototipos ‘Recreational Vehicle’ (Vehículo Recreativo), el Toyota RV-1 de 1971. Un año más tarde, en 1972, el Toyota RV-2 Concept veía la luz como la visión de un vehículo camper hace medio siglo. A principios de los 70, así entendían este concepto de vehículo, sobre lo que parecía un coche familiar o un shooting brake, pero que en realidad era una opción perfecta para parejas amantes de la acampada al aire libre.

Toyota Corolla TRD2000 (1994): un rara avis de solo 10 unidades

A principios de la década de 1970, el mercado de los vehículos camperizados era un vasto páramo aún por descubrir y existían pocas opciones que salieran fuera de la norma establecida por las caravanas de la época. Revelado en el Salón de Tokio de 1972, el RV-2 era en realidad una evolución -acertada- del RV-1. El primer concept car apostaba por un remolque donde se integraba la tienda para acampar. Para el segundo prototipo, los ingenieros de Toyota fueron un paso más allá e integraron el concepto del remolque en el interior del vehículo.

Toyota RV-2 (1972)

Toyota RV-2 1972
Toyota RV-1 1971

No está del todo claro sobre qué plataforma se construyó el RV-2 (algunas fuentes apuntan al Toyota Corona, otras al Mark II), pero lucía una carrocería familiar de tres puertas con 4,73 metros de largo, 1,79 metros de ancho y solo 1,33 metros de altura. El chasis también tenía una distancia entre ejes de 2,73 metros y, sobre él, descansaba una carrocería que recuerda al Mazda RX500 de 1970.

Aunque el Mazda fue concebido como un deportivo de motor central, el RV-2 de 1972 era un shooting brake en toda regla. Su característica más destacable era la apertura de los paneles laterales traseros y el techo, que se dividía en dos secciones abatibles hacia el exterior. Una vez desplegados, como los pétalos de una flor, una carpa cubría el espacio dejado al abatir el techo y los paneles laterales. De este modo, se creaba un nuevo habitáculo, con mayor altura y anchura, ideal para dos pasajeros.

Un coche camperizado hace 50 años

Toyota RV-2 1972

El interior era modulable. Varios de sus componentes se podían extraer y otros, como los asientos delanteros, se abatían para crear mayor espacio y habitabilidad. Los asientos traseros se plegaban para convertirse en una cómoda cama, complementados por los delanteros. El piso era completamente plano, sin obstáculos para los ocupantes, que podían acceder y salir de la tienda por el portón trasero abatible tipo pick-up. Algunos componentes del interior se transformaban en mesas y sillas de picnic, y se podían instalar en el exterior durante la acampada.

Para la fabricación del RV-2, Toyota aplicó algunos refuerzos en el chasis y el mecanismo de apertura de las secciones laterales posteriores. El concept car, aunque innovador en la época, en realidad estaba equipado con algunos componentes de modelos Toyota ya existentes. Por ejemplo, bajo el capó se instaló un motor de gasolina de seis cilindros y 2.6 litros con 130 CV de potencia.

No llegó finalmente a producción

Toyota RV-2 1972

El interior del Toyota RV-2 de 1972 fue concebido para cuatro pasajeros, aunque era perfecto para parejas. Esta característica es la que llevó a la compañía a incluir un reportaje en la revista erótica ‘Penthouse’, en agosto de 1973. Según señalan desde Frikidelmotor.com, la revista presentaba el RV-2 como un coche ideal para escapadas “románticas” a la naturaleza.

De este modo, la firma japonesa sondeó el mercado estadounidense de vehículos camper y caravanas antes de dar luz verde a la producción del RV-2. Toyota esperaba una respuesta mayor dada la gran expectación generada por el prototipo en el Salón de Nueva York de 1973. Sin embargo, el mercado se enfrió rápidamente y la compañía decidió finalmente no fabricar el modelo, a pesar, incluso, de haber repartido algunos folletos entre sus concesiones americanas para estudiar la mejor forma de comercializar el producto.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.