Toyota ha sido el líder de los coches híbridos que a día de hoy son tan comunes. En la actualidad, con los deberes hechos en ese campo y ya haciendo sus pinitos con los PHEV y los coches eléctricos, es una de las marcas que más se está dedicando a buscar alternativas a los modelos de baterías.

Aunque parezca paradójico, es el Toyota GR Corolla, uno de sus modelos más deportivos, uno de los conejillos de indias favoritos de la marca en este sentido: lleva meses corriendo con una variante equipada con un motor de combustión térmico que quema hidrógeno, pero es que ahora además está probando un prototipo que directamente absorbe CO2 mientras circula.

«Drift King» prueba el Toyota GR Corolla de hidrógeno en circuito

Utilizando como base el mismo modelo, ha empezado las pruebas con un tipo de filtro que se integra en la parte frontal del vehículo y que chupa el dióxido de carbono que hay en el ambiente, algo que podría hacer no solo que los coches sean carbono neutrales, si no que sean de huella de carbono negativa incluso siendo modelos equipados con motores de combustión.

Además, el funcionamiento del sistema es muy sencillo. Los filtros circulares situados en la parte delantera del coche capturan el dióxido de carbono y luego el calor residual del motor se utiliza para disolverlo en un líquido que se puede desechar.

Toyota GR Corolla

El primer aspecto positivo de esto radica en que es algo muy simple y, sobre todo, barato; mientras que el segundo es que es un tipo de tecnología que se podría aplicar a todos los motores térmicos, lo que podría ser clave a la hora de alargar la vida de los coches de combustión en regiones como Europa.

El golpe de realidad está en el hecho de que, por el momento, en las pruebas la captura de CO2 no ha sido suficiente como para conseguir un funciono neutral en carbono. Así, en las pruebas los filtros solo han capturado 20 gr de carbono en 20 vueltas a un circuito, es decir, en 91 km, lo que es mucho menos del que produce un motor que funcione con combustibles fósiles.

El segundo aspecto a mejorar es cómo lidiar con los residuos que se generan, puesto que en las pruebas Toyota tuvo que cambiar manualmente el filtro en cada paso por boxes.

A pesar de ello se trata de una tecnología que interesaría explorar para intentar conseguir que los coches térmicos sean más verdes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.