Los que tenemos mascotas en casa sabemos, particularmente si son perros, que necesitan estimulaciones para mantenerse tanto activos como entretenidos. El ejercicio físico es clave para ellos, pero también hay juguetes que harán que tu can esté ocupado durante horas. Y dentro de esta categoría de juguetes entretenidos, uno de los referentes son los famosos Kong.

Si no has oído hablar nunca de este juguete, se trata de una especie de cilindro de goma de forma irregular, como una especie de pirámide, con dos orificios en cada extremo (uno más grande que otro) que se puede utilizar tanto para introducir comida en su interior, lo que mantendrá al perro lidiando con el desafío que supone sacar al premio de la cavidad, como para arrojarlo, ya que rebotará de forma descontrolada, algo que a nuestros amigos peludos les suele gustar por el reto que implica atrapar algo que se mueve de esta forma tan peculiar.

El juguete para perros Kong surgió a partir de un tope de suspensión para una furgoneta de Volkswagen

tope suspension kong

Pues bien, resulta que este juguete, que ahora es conocido como Kong Classic porque la compañía ofrece otras versiones diferentes, surgió a partir de un tope de la suspensión de un coche. El origen de los famosos Kong se remonta a la década de 1970, en un taller mecánico de Colorado donde Joe Markham reparaba coches acompañado de su perro, un pastor alemán llamado Fritz.

Un radar sorprende a un perro conduciendo con exceso de velocidad

Markham sabía que Fritz era propenso a morder y masticar casi cualquier objeto que estuviera a su alcance, lo que incluía piedras que destrozaban sus dientes. Un día como otro cualquiera en su taller de Denver, Joe estaba desmontando una furgoneta de Volkswagen para realizar trabajos de reparación en la suspensión mientras su amigo canino merodeaba en busca de algo con lo que entretenerse.

tope suspension kong
Tope original de Volkswagen

En un momento dado, Markham decidió lanzarle un tope de suspensión de la Volkswagen Type 2 que estaba reparando y fue testigo de cómo Fritz comenzó a morderlo sin destrozar la pieza y, más importante aún, sin dañar su dentadura. Los topes de suspensión son pequeños tacos de goma rígida que se encargan de hacer tope cuando la suspensión toca fondo, evitando así causar daños tanto en la propia suspensión como en el chasis del vehículo.

Tras varios cambios y perfeccionar el concepto del tope de la suspensión de la furgoneta de Volkswagen, nuestro mecánico creó el famoso Kong y comenzó a vender estos juguetes para perros en 1976. La pieza en la que se inspiró Markham para crear el Kong, según ha podido averiguar The Drive, tiene la referencia P/N 211 501 191 y se describe como “tope de goma del eje trasero” para furgonetas Volkswagen Type 2 de 1966 a 1979, y Type 3 de 1962-1966.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.