Los coches de famosos siempre despiertan interés en las subastas, pero, si encima se trata de una estrella de nivel mundial, los coleccionistas tienen todavía menos reparos en preparar las carteras. Es por eso que probablemente el Rolls-Royce Silver Shadow de Freddie Mercury genere mucha expectación y, además, lo hará por una buena causa ya que lo que se pague por él tendrá un fin benéfico.

El Rolls-Royce es un modelo de 1974, pero no llegó a las manos del cantante de Queen hasta 1979. Mercury ni siquiera tenía carné, pero estaba enamorado de la berlina británica, hasta tal punto que en alguna ocasión uno de los mánager del grupo apuntó que el cantante hizo que todos los contratos de la banda se firmaran en la parte de atrás del vehículo.

El origen de la denominación ‘Spectre’ de Rolls-Royce

Perteneció al cantante hasta 1991, momento de su muerte, y a partir de entonces empezó a conducirlo su hermana, Kashmira Cook, que no se lo compró a Freddie Mercury State hasta 2003.

Rolls-Royce Silver Shadow Freddie Mercury

No es la primera vez que cambia de manos (fuera de la familia del cantante) y es que ya salió a subasta en 2013 y es quien ganó aquella puja el que ahora lo vuelve a subastar. Su actual dueño se hizo con el Silver Shadow con la intención de revalorizarlo en el futuro, así que no lo ha usado y lo ha guardado a buen recaudo.

Es por ello que desde la compañía apuntan que convendría llevar a cabo una revisión mecánica completa antes de ponerse a conducirlo. Cabe recordar que el modelo monta un motor 6.5 V8 que desarrolla 189 CV de potencia.

Rolls-Royce Silver Shadow Freddie Mercury

El Rolls-Royce Silver Shadow de Freddie Mercury se subastará en el evento que RM Sotheby’s va a celebrar en Londres el próximo 5 de noviembre. No se ha desvelado ninguna predicción de horquilla de precios, pero sí se ha confirmado que todo lo que se recaude irá a parar a la ONG Superhumans Center, que suministra ayuda en Ucrania.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.