Un BMW M1 muy especial, modificado para alcanzar los 300 km/h y que se creía perdido durante décadas, ha resurgido y será parte de una venta en Essen, Alemania, el próximo sábado 13 de abril. Coys sacará a subasta un BMW M1 de 1979 con un récord de velocidad máxima en su haber y una conversión innovadora para la época.

BMW M1 Homage: ¿qué fue de esta reinterpretación moderna del mito de BMW?

La historia de esta unidad del gran icono deportivo de BMW comienza sus días con grandes esperanzas, con el afán por conquistar un récord de velocidad máxima que no tenía dueño en la época y que, tras conseguirlo, pasó a formar parte de un museo, a una venta deshonesta y a décadas de olvido en un garaje. El coche se llegó a dar por perdido durante años, hasta ahora, que vuelve para buscar un nuevo propietario que le devuelva a sus días de gloria.

A subasta un BMW M1 de 1979 con un récord de velocidad

Subasta BMW M1 1979 Harald Ertl

La unidad en concreto fue adquirida nueva por su propietario original en 1979 y, tan solo dos años después, se vendió a Harald Ertl, un periodista de motor austríaco y exitoso piloto de carreras. Ertl estaba en los últimos días de su carrera, con el título de campeón del Deutsche Rennsport Meisterschaft (DRM) de 1978 a los mandos de un BMW 320i Turbo del Grupo 5 con motor Schnitzer.

Por entonces, el piloto y periodista estaba centrando su trabajo en la ingeniería y las tecnologías nacidas en las pistas de carreras y que podían ser transferidas a los coches de calle. El M1 jugó un papel fundamental en este trabajo, ya que Ertl se asoció con una serie de patrocinadores, incluida la petrolera BP, para desarrollar un coche que fuera capaz de batir la cifra de 300 km/h impulsado por gas licuado del petróleo (GLP) o Autogas, como se le conoce comúnmente.

Subasta BMW M1 1979 Harald Ertl

El GLP era toda una novedad a principios de los 80 y se consideraba como el siguiente paso en la evolución de los combustibles fósiles. Según cuentan las historias de la época, el 17 de octubre de 1981, cuando el M1 había sido modificado con turbos más grandes, una serie de piezas especiales y una carrocería rediseñada para albergar el tanque de GLP, alcanzó los 301,4 km/h y estableció un nuevo récord mundial. Desafortunadamente, no hay registros oficiales que lo demuestren.

De la gloria al olvido

Tras batir el récord, la esposa e hijo del piloto no podían acomodar el coche en la casa familiar, por lo que decidieron enviarlo al museo Midland Motor Museum. Poco después se descubrió que el dueño del museo estaba vendiendo los coches en secreto y la mayoría pertenecían a otras personas. Por suerte para la familia, el BMW M1 de 1979 no consiguió encontrar comprador, por lo que fue reclamado por sus legítimos dueños.

Subasta BMW M1 1979 Harald Ertl

El coche no había sido mantenido durante todo este tiempo y con la familia que se había mudado a una casa más grande, fue olvidado en un garaje durante décadas. Algunos coleccionistas empezaron a buscarlo y temieron que hubiera sido destruido. En los últimos años, la familia decidió investigar la historia del vehículo y descubrió que no podían hacer frente a la colosal factura de restauración.

Por ello, la familia ha decidido sacarlo a la venta por primera vez desde 1993. El coche será parte de los diferentes lotes que compondrán la subasta que ese celebrará en el Techno Classica de Essen, Alemania, el próximo 13 de abril. Incluso Coys, la casa que lo llevará al evento, desconoce el valor que un vehículo con esta historia puede tener. Tendremos que esperar para descubrir por cuánto se ha vendido finalmente.

Fuente: Coys vía CarThrottle

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.