Tenemos aquí uno de los coches más especiales de los que hemos publicado últimamente en nuestra sección de subastas y ventas de coches. Se trata de un modelo de carreras, pero de verdad. Un coche que ganó el Campeonato del Mundo de Resistencia en 1975. O, mejor dicho, arrasó, con siete victorias en ocho carreras. Artcurial saca a subasta un Alfa Romeo Tipo 33 TT12 de 1975.

TT hace referencia a Telaio Tubolare (chasis tubular) y fue el sucesor en 1973 del 33TT con motor V8. Tras unas pocas apariciones en la temporada de 1973, protagonizó una dura batalla con Matra en 1974, pero no fue hasta 1975 cuando alcanzó la madurez, superando al Alpine A442 Turbo y al Porsche 908/3 Turbo. Su motor V12 atmosférico de 3.0 litros y 48 válvulas desarrollaba 500 CV y era capaz de girar a más de 11.000 vueltas.

A subasta un Alfa Romeo Tipo 33 TT12 de 1975

subasta Alfa Romeo Tipo 33 TT12

Debido a problemas de índole social y económica que azotaban la Italia de los 70, Alfa Romeo confió la gestión del equipo de carreras en el Campeonato del Mundo de Resistencia a un equipo externo. Entonces, Gianfranco de Bona, director de Alfa Romeo Europa, se dirigió a Willi Kauhsen, conocido por sus excelentes resultados con Porsche y jefe del Willi Kauhsen Racing Team (WKRT), para confiarle esta misión.

Alfa Romeo 75 1.8i Turbo TCC concept, el prototipo de carreras olvidado

A finales de 1974, dos mecánicos de Kauhsen acudieron a Autodelta, la sede de la escudería de Alfa en Settimo Milanese, para elegir a seis de los mejores mecánicos de la marca italiana con el objeto de que participaran con los alemanes en el Campeonato de la temporada siguiente (1975). En su taller de Aquisgrán, Kauhsen recibió cuatro unidades del Alta Romeo Tipo 33 TT12 correspondientes a los chasis 008, 009, 010 y 011.

Dominio en la competición

subasta Alfa Romeo Tipo 33 TT12

El equipo Kauhsen contaba con algunos de los mejores pilotos de la época, como Derek Bell (ganador de Le Mans en 1975), Henri Pescarolo, Jacky Ickx, Arturo Merzario, Jacques Laffite y Mario Andretti, y aportaba un rigor a la gestión de los coches del que a veces carecía la escudería italiana. Como resultado, el Campeonato de 1975 fue un auténtico festival para Alfa Romeo, logrando siete victorias en ocho carreras (incluidos cuatro dobletes). La marca italiana ganó el Campeonato del Mundo por delante de Porsche y Alpine.

El Alfa Romeo Tipo 33 TT12 a subasta corresponde al chasis número 011 y tiene toda su historia perfectamente documentada, gracias a un amigo del actual propietario, que conocía a Willy Kauhsen. Lo utilizó el propio Kauhsen como coche de sustitución y participó en varias sesiones de pruebas en Balocco, Le Castellet (Paul Ricard), Zeltweg, Nürburgring y Hockenheim. También participó en varias pruebas del Campeonato Interseries, reservado a los coches Can-Am (la última de las cuales se celebró en 1975).

Alfa Romeo 1900C Sprint Ghia Supergioiello (1953): la súper joya italiana

Consiguió dos victorias en esta serie, el 20 de julio en Hockenheim con Jochen Mass y el 18 de agosto en Kassel-Calden con Derek Bell. Este último participó después en otras tres carreras con este chasis 011: el 24 de agosto en Zandvoort (cuarto), el 7 de septiembre en Nürburgring (séptimo) y el 28 de septiembre en Hockenheim (quinto).

Totalmente restaurado

Posteriormente, el coche lo adquirió un coleccionista sueco que luego lo vendió a otro coleccionista japonés a principios de los 90. Se restauró en el taller Ambrosiana Motor car de Milán bajo la supervisión de Carlo Chiti y un antiguo mecánico de Autodelta. En 2013 lo adquirió un belga que lo vendió dos años más tarde a su actual propietario.

El Tipo 33 TT12 ha sido completamente restaurado por Mécauto, en Eupen, Bélgica. El coche luce su magnífica librea roja con el nombre del patrocinador Campari y el interior recuerda a aquellos maravillosos años en los que las carreras no tenían nada que ver con la actualidad.

Alfa Romeo SE 048SP Grupo C: el proyecto no culminado de Fiat

El chasis fue completamente desmontado e inspeccionado y el motor funciona perfectamente, pero necesita una revisión completa antes de salir a pista. El coche se entrega con un motor de repuesto que se cree que es original, aunque se desconoce su estado, así como un capó delantero. No es de extrañar que el precio por un coche como este oscile entre los 1,20 y 1,60 millones de euros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.