Bi-Drive Recreational All-terrain Transporter. Eso significa Brat. Bi-Drive, porque tenía un doble sistema de tracción, total permanente o parcial, a través de un comando del salpicadero. Este pequeño pick-up derribó las fronteras de Subaru y le permitió entrar en los garajes de muchos conductores norteamericano. Esta es la historia del Subaru Brat.

El Brat es uno de esos coches que, si te lo encuentras (algo muy difícil), es muy posible que no sepas cuál es. Se trata de un pick-up compacto de tipo ute, creado específicamente para el mercado estadounidense, donde se pusieron de moda las camionetas compactas a los 70. Estaba construido sobre la base del Subaru Leone, el primer modelo con tracción integral de la marca japonesa, que gozó de una gran popularidad en las zonas montañosas de Estados Unidos.

Subaru Brat, el pequeño pick-up que derribó las fronteras de la marca japonesa

Subaru Brat

Casi puede decirse que el Subaru Brat es un Leone al que se le ha añadido una cama atrás. Aterrizó en Estados Unidos en 1978 y se mantuvo en el mercado casi diez años, hasta 1987. En otros mercados, como Hispanoamérica, Nueva Zelanda, Australia o Europa recibió otros nombres: 284, Brumby, Shifter, MV, Targa… Irónicamente, nunca se comercializó en Japón, ya que allí no existía una demanda de este tipo de vehículos.

Una ardilla esconde 558 nueces bajo el capó de un Subaru Forester

Inicialmente, montaba con un motor bóxer EA-71 de cuatro cilindros y 1.6 litros, atmosférico, que producía 67 CV y 109 Nm de par, acoplado a una caja de cambios manual de cuatro relaciones. Más tarde, con el primer lavado de cara, la marca aumentó el desplazamiento hasta los 1.8 litros, alcanzando así los 73 CV y 126 Nm de par, junto con una nueva transmisión. En 1983 y 1984, hubo una versión turbo que llegaba hasta los 95 CV y 166 Nm de par.

¿Era un pick-up, un ute…?

El Subaru Brat era un vehículo difícil de encuadrar en una categoría. Podía calificarse como un ute, que es como llaman en Australia y Nueva Zelanda a los pick-up derivados de un turismo. Es decir, un turismo al que se le añade un espacio de carga atrás. Las autoridades estadounidenses consideraron al Brat una camioneta y, por tanto, estaba gravado con el impuesto correspondiente para este tipo de automóvil: un 25%. Esto incrementaba notablemente el precio del coche.

Prodrive P25: vuelve el Subaru Impreza WRC con una serie limitada a 25 unidades

Así que Subaru decidió instalar unos asientos plegables en la cabina, orientados hacia la cama de carga. De esta manera, pudo calificar el vehículo como turismo de pasajeros y, por tanto, estar sujeto a una tasa del 2,5%. En los últimos años que estuvo en el mercado, la marca eliminó de nuevo esos asientos.

Un objeto de culto en Estados Unidos

Pese a que han pasado 35 años del final de su producción, el Subaru Brat sigue teniendo seguidores al otro lado del Atlántico, debido a la popularidad que acumuló durante los 80 y parte de los 90. El propio expresidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, tuvo un Brat hasta 1998.

También apareció en numerosas series de la televisión estadounidense, como ‘Me llamo Eral’, y películas como ‘Napoleon Dynamite’. Además, existen numerosas páginas web en Estados Unidos dedicadas exclusivamente al Brat, tanto a la compra-venta de modelos como restauración y venta de piezas y accesorios. Según Hagerty, en Norteamérica se vendieron más de 100.000 unidades del pick-up japonés.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.