El grupo Stellantis ha anunciado cambios importantes para las furgonetas de pasajeros de tres de sus marcas, Peugeot, Citroën y Opel: abandonan las mecánicas de combustión y, desde ahora, solo se comercializarán con las versiones eléctricas que ya se conocían.

PRUEBA: Peugeot Rifter BlueHDI 130 GT Line

La transición es sencilla porque simplemente se sacan los motores térmicos de la ecuación, ya que todos los modelos afectados ya contaban con una variante de cero emisiones en sus gamas.

De hecho, todos ellos comparten sistema de propulsión, con un único motor de 100 kW (136 CV) asociado al eje delantero, aunque con la posibilidad de elegir (según el modelo) entre una batería de acceso de 50 kWh y una de mayor capacidad, de 75 kWh.

En el caso de Peugeot hablamos de las Rifter y Traveller. La primera solo se asocia a la batería pequeña y homologa una autonomía de 280 kilómetros, mientras que la segunda tiene un alcance de 230 kilómetros con la de 50 kWh y hasta 330 kilómetros cuando se asocia con la superior.

Citroën e-Berlingo: la variante eléctrica con 280 km de autonomía

Por parte de Citroën, los cambios afectan a Berlingo y SpaceTourer, que calcan las opciones de sus primas: la primera solo con batería de 50 kWh y 280 km de rango de acción, la segunda disponible tanto con esta (230 km) como con la de 75 kWh (330 km).

En cuanto a Opel, las novedades se aplican a Combo Life y Zafira Life, que replican las combinaciones mecánicas y las autonomías vistas en los modelos de otras marcas.

Son compatibles con sistemas de recarga monofase de 7,4 kWh y con tomas rápidas de hasta 100 kW. En el caso de la batería de 50 kWh, tarda siete horas con el primer sistema y rellena el 80% de su capacidad con 30 minutos.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.