A menudo, cuando pensamos en carreras de resistencia, como las 24 Horas de Le Mans, se nos vienen a la cabeza coches deportivos de grandes marcas, como Ferrari, Porsche, Mercedes o Aston Martin. Pero la historia del automovilismo y, en particular, de la competición, está llena de ejemplos que no asociarías jamás al mundo de las pruebas de resistencia. Hoy te traemos el caso del Skoda Sport 1949, el coche de resistencia del otro lado del telón de acero.

En realidad, la presencia de Skoda en el mundo de la competición no nos extraña hoy en día. Ya estamos acostumbrado a ver diferentes modelos de la marca checa en el mundial de rallyes, por ejemplo. Ya en los años noventa, era famoso el Skoda Felicia de rally. Pero, si hubo un coche que marcó un antes y un después en la historia del fabricante centroeuropeo, ese fue el Skoda Sport de 1949.

Skoda Sport 1949

Vuelven las carreras tras la guerra

El Skoda Sport es el último vehículo checo que participó en la famosa prueba de las 24 Horas de Le Mans, una de las carreras de resistencia más prestigiosas del mundo. Ahora, con motivo del centésimo vigésimo aniversario de su participación en la competición, Skoda va a presentar a lo largo de este año 18 modelos de carreras con los que la marca ha celebrado grandes éxitos en los circuitos.

En los años cincuenta, el mundo de las carreras no era tan popular en la antigua Checoslovaquia, donde el principal medio de transporte de la población era la motocicleta. No obstante, en aquellos años, ya se celebraban las carreras internacionales que habían quedado interrumpidas por el desarrollo de la II Guerra Mundial. En concreto, en 1949, volvió a disputarse la carrera de Le Mans y, un año más tarde, volvió la Fórmula 1.

Skoda Sport 1949

Basado en el Skoda 1101 “Tudor”

Checoslovaquia también quería participar en carreras internacionales para demostrar la fiabilidad de sus máquinas. Así que decidió construir el Skoda Sport, una versión deportiva del Skoda 1010 “Tudor” de 1946, mejorado con un chasis aligerado. Debido al poco peso, la marca reubicó el motor e introdujo algunas modificaciones en el bloque para adaptarlo al nuevo coche.

Igualmente, los ingenieros ajustaron la dirección y el volante e introdujeron una nueva carrocería más baja y construida en aluminio. El depósito de combustible se situó detrás de los asientos y el carburante se suministraba con una bomba eléctrica. Incluía el sistema eléctrico de 12 voltios del “Tudor” y calzaba neumáticos Barum.

Skoda Sport 1949
Skoda Sport 1949 (Skoda)

La marca construyó dos modelos del Skoda Sport 1949 en color azul, con un motor 1.1 litros. Uno entregaba 56 CV con un turbocompresor Roots para participar en la categoría de hasta 1.500 cm³. El otro carecía de sobrealimentación y desarrollaba 42 CV para participar en la categoría de 1.100 cm³.

Skoda Sport 1949: camino hacia Le Mans

Ambos modelos debutaron el 25 de septiembre de 1959 en el Grand Prix de Brno, el último Grand Prix checoslovaco para monoplazas. Para la carrera de Le Mans, la marca decidió usar la versión del Sport sin turbocompresor y optimizar el motor. De acuerdo con la normativa francesa, se aumentó la distancia entre ejes y se instalaron faros adicionales a ambos lados del radiador.

Asimismo, los ingenieros checos colocaron un parabrisas delante del asiento del conductor y montaron neumáticos Michelin. El coche pensaba solamente 700 kg y montaba un motor de cuatro cilindros de 1.089 cm³ refrigerado por agua con 50 CV a 5.200 rpm. Con este motor, el Skoda Sport 1949 alcanzaba los 140 km/h y declaraba un consumo de 12 litros por cada 100 km.

Skoda Sport 1949

13 horas en Le Mans

Finalmente, llegó el esperado día, un 24 de junio de 1950, a las 16:00, con todos los coches participantes alineados en un lado de la pista y los pilotos en el otro. Tras el pistoletazo de salida, todos los pilotos corrieron hacia sus coches y saltaron por encima. El clásico inicio de Le Mans. Václav Bobek y Jaroslav Netušil eran los pilotos del Skoda Sport de 1949.

Ambos resistieron frente a sus rivales y se situaron en un lugar prometedor, peleando por la segunda posición en su categoría. Pero, 13 horas después del inicio, en la centésimo vigésima vuelta, el coche empezó a perder potencia y se vieron obligados a abandonar la carrera. El problema fue una rotura de un perno fusible del pistón, un fallo técnico menor, pero que acabó con las ilusiones del equipo checoslovaco.

El Skoda Sport de Le Mans alcanzó una velocidad media de 126 km/h y consiguió la quinta posición en la clasificación especial por coeficiente de potencia. El hecho de que ninguno de sus rivales acabara la carrera, supuso una pequeña consolación.

Skoda Sport 1949

El mito el Este

Debido a motivos políticos, Skoda no volvió a participar en Le Mans. Sin embargo, sí participó en otras 80 competiciones de Europa Central y Oriental a lo largo de los siguientes 12 años, compitiendo con otros países del Bloque del Este.

El Skoda Sport de 1949 fue recibiendo sucesivas modificaciones, como una versión con carburador de 120 CV o el motor con doble turbocompresor y 190 CV. En 1953, batió el récord de velocidad checoslovaco del equipo Skoda.

En 2020, el Skoda Sport profundamente restaurado iba a participar en la carrera Le Mans Classic para celebrar el septuagésimo aniversario de su comparecencia en el circuito de la Sarthe, pero, finalmente, tuvo que suspenderse por la pandemia del COVID-19.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.