La exitosa trayectoria en competición en la historia reciente de Skoda no se puede explicar sin el Fabia. El utilitario de la firma checa no solo goza de excelentes resultados en el terreno comercial, también en el mundo de las carreras. Tanto es así que este modelo se ha convertido en el coche de rallye más vendido de los últimos ocho años y en el de mayor éxito en esta disciplina para Skoda Motorsport.

La división de competición de la marca, partiendo de la base del Skoda Fabia de cuarta generación, ha desarrollado una nueva evolución. Se llama Skoda Fabia RS Rally2 y es la montura con la que José Antonio ‘Cohete’ Suárez y Alberto Iglesias ‘Pin’ han logrado alzarse con el título de campeones del S-CER y del CERT-Rallycar. Casi nada.

Skoda Fabia RS Rally2 y Skoda Fabia Monte Carlo

Ambos coches, el de calle y el de competición, forman parte de la gama de Skoda. Pero mientras que el Fabia normal es un asequible utilitario perfecto para el día a día, el otro es un preciso bólido de competición que le supera en precio en más de diez veces: desde 280.000 euros. Con semejante tarifa de venta, el Fabia RS Rally2 es el vehículo más caro que puedes encontrar en el catálogo de la compañía.

Pero a pesar de esa abultadísima diferencia de precio que hay entre el Skoda Fabia RS Rally2 de competición y el Skoda Fabia de calle, ambos tienen mucho en común. La propia carrocería, por ejemplo, es idéntica en ambos, tal y como establece el reglamento. Las principales variaciones en este sentido afectan a las aletas, que son más anchas, a los añadidos aerodinámicos que lleva el Rally2 o a las modificaciones efectuadas para instalar un sistema de tracción 4x4.

Otros elementos que son diferentes son los retrovisores o el sistema de ventilación que lleva sobre el techo, pensado para canalizar aire hacia el interior del vehículo. El Skoda Fabia RS Rally2 se beneficia de la mayor rigidez torsional que presenta la última generación del Fabia, así como de una distancia entre ejes más larga y un ancho de vías mayor, lo que ayuda a rebajar el centro de gravedad.

Es cuando miramos en el habitáculo o debajo de la carrocería cuando aparecen las mayores diferencias entre el Fabia RS Rally2 y el de calle. Porque más allá del aspecto y posición básica del salpicadero, cada uno sigue un camino muy diferente para cumplir la función para la que ha sido diseñado.

En el Fabia normal, por ejemplo, es muy fácil entrar y salir del coche; en el de carreras tendrás que ser ágil para poder salvar la robusta jaula de seguridad que protege a los ocupantes y acomodarte a bordo. Los asientos del Fabia Monte Carlo ofrecen una excelente sujeción lateral, pero los del Fabia RS Rally2 son mucho más radicales y vienen acompañados de unos cinturones de seguridad de seis puntos.

Las suspensiones de uno y otro guardan ciertas similitudes, ya que ambos cuentan con un esquema McPherson en el tren delantero (y el de rallye también en el trasero). Los dos cuentan con frenos de disco en ambos ejes, pero el de competición tiene tracción a las cuatro ruedas frente al sistema de tracción delantera del de calle.

El Skoda Fabia Monte Carlo, la versión más deportiva del modelo de producción en serie, está equipado con un motor 1.5 TSI que produce 150 CV y 250 Nm. El Skoda Fabia RS Rally2 por su parte recurre a una mecánica 1.6 turbo que está basada en la familia de motores 2.0 TSI de la serie EA888 que se emplean en otros modelos de la marca, como el Skoda Octavia RS (prueba), y que desarrolla unos 287 CV y 430 Nm de par.

Con una caja de cambios secuencial de cinco velocidades desarrollada por Skoda Motorsport, el Fabia RS Rally2 es mucho más rápido acelerando que el Fabia de calle. Sin embargo, el utilitario tiene una velocidad punta superior al de competición, ya que este anuncia una máxima de 200 km/h frente a los hasta 220 km/h del Monte Carlo.

Skoda Fabia RS Rally2 jaula seguridad

Otra similitud entre el Fabia de calle y el de rallye es que ambos están matriculados y pueden circular por la calle, tienen permiso de circulación, ITV y seguro. Encontrar un coche de carreras con matrículas no es nada habitual en los bólidos de circuito, pero necesario en uno de rallye. Y la razón está en que estos tienen que desplazarse por la vía pública para llegar de un tramo cronometrado a otro.

Si bien, mientras que en el Fabia normal no tienes limitación alguna a la hora de circular por la calle, en el de carreras hay solo dos escenarios en los que podrá hacerse. El primero de estos supuestos es el de desplazarse a lo largo del recorrido del propio rallye y el segundo, para ir y volver del propio evento.

"Básicamente, la plataforma es la misma. Trae otro tipo de vitaminas diferentes, pero la base es igual. El de calle, como el de competición, es un coche muy juguetón, pequeño, pero grande de prestaciones. Un coche que permite hacer grandes virguerías", comenta 'Cohete' Suárez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.